Michoacán: ¿hasta dónde quiere llegar el gobierno?

La muerte de Nazario Moreno es el mayor golpe que el gobierno del Presidente Enrique Peña ha dado a Los Templarios. A lo que la ley lo obliga es a capturar a los otros líderes de la organización criminal y a destruirla por completo, para así poner fin al expolio que impuso a miles y miles de michoacanos ¿Pero eso es lo que el gobierno desea hacer?

Días después de la muerte de Nazario Moreno el gobierno de Fausto Vallejo detuvo a Hipólito Mora, uno de los líderes de las autodefensas, al que acusó de ser cómplice en el asesinato de dos de sus compañeros.

El máximo dirigente de las autodefensas, José Manuel Mireles, dijo sentirse traicionado por el gobierno federal debido a esta detención.

Vea usted como son las cosas: el mismo gobierno estatal que durante dos años ha dejado hacer y deshacer a Los Templarios, de pronto es muy “eficaz” para actuar contra uno de los líderes de las autodefensas que han combatido a aquellos criminales.

Para Vallejo el enemigo a aniquilar en Michoacán no son Los Templarios, sino las autodefensas. La existencia misma de éstas es un desafío intolerable para Vallejo, pues ella indica que el gobierno estatal ha sido, en el mejor de los casos, extremadamente negligente ante el mayor problema que Michoacán haya sufrido en décadas y que es precisamente el expolio criminal de Los Templarios.

Yo no sé si Hipólito Mora es culpable o no de los delitos que se le imputan, lo que sí sé es que Vallejo carece de toda credibilidad y también sé que el gobierno estatal no habría actuado sin la venia del federal.

Por tanto, está por saberse si el gobierno del Presidente Peña ha decidido sumarse al propósito de Vallejo de aniquilar a las autodefensas, que ha sido el aliado sin el cual la administración peñista poco habría hecho a Los Templarios.

Si el gobierno federal va a proceder así, entonces Los Templarios se van a reponer de los golpes sufridos, se reagruparán y continuarán parasitando a los michoacanos. Si por el contrario el Presidente Peña desea llevar la lucha contra el grupo criminal hasta sus últimas consecuencias, entonces tendrá también que tomar acciones frente al gobierno de Vallejo por la responsabilidad que le corresponde en el desastre en que Michoacán fue sumido.