Crecen los grupos de autodefensa

Al amparo de las Policías comunitarias que han operado desde hace años en poblaciones indígenas como parte de sus sistemas de usos y costumbres, estos grupos tienen orígenes, armamento e intereses distintos.

Así, ostentándose como "autodefensas", "Policías comunitarias", "guardias" o "vigilantes", estas agrupaciones han surgido en más de medio centenar de municipios en casi la mitad de los estados del País.

Sin embargo, ha sido en Guerrero y Michoacán donde este fenómeno se ha acentuado más y se ha acompañado de un aumento drástico de hechos violentos.

Algunos de estos grupos fueron acusados por la propia PGR de estar relacionados con organizaciones del narcotráfico y el crimen organizado.

Es el caso de la agrupación surgida el 24 de febrero en el Municipio michoacano de Buenavista Tomatlán.

"Es una situación desesperada de gente levantándose en armas autoprotegiéndose en un tema que va rebasando, sin duda, la ley", dijo al respecto Raúl Plascencia Villanueva, titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

El ombusdman nacional señaló que la proliferación de estos grupos es consecuencia de la colusión de autoridades con grupos criminales y la incapacidad del Estado para garantizar la seguridad.

"Si esa misma autoridad, en lugar de buscar en buena medida detener a servidores públicos que están encubriendo, que están coparticipando con los delincuentes, lo que hace es favorecerlos, la solución se antoja más lejana", advirtió.

Para el titular de la CNDH, la solución no es la detención masiva de integrantes de estos grupos, como sucedió el 14 de agosto en Aquila, Michoacán, donde el Ejército y Policías estatales detuvieron a 45 integrantes de una autodefensa.

Este año, Michoacán atestiguó la aparición de grupos de civiles fuertemente armados en al menos seis municipios de la región de Tierra Caliente.

El 24 de febrero, se levantaron de forma simultánea los habitantes de Tepalcatepec, Buenavista Tomatlán y La Ruana.

En mayo, en Coalcomán, Chinicuila y Aguililla.

Finalmente, en junio, hizo su aparición otro grupo en Aquila. Todos coincidieron en que las extorsiones, violaciones y agresiones de Los Caballeros Templarios los obligaron a tomar las armas.

En tanto, en enero, surgió la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).