La extorsión le duele a Michoacán

La extorsión a agricultores, ganaderos y comerciantes es el delito que más agravia a la sociedad michoacana, aseguró José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

Tras acordar el impulsa a un "Acuerdo por Michoacán", en una reunión efectuada la semana pasada entre los Gobiernos federal y estatal y representantes de la sociedad civil, Ortega llamó a que las autoridades se enfoquen en la erradicación de grupos criminales, en particular Los Caballeros Templarios, responsables de extorsiones y secuestros en la zona.

"El verdadero problema en Michoacán es que los michoacanos sufren de extorsión de Los Caballeros Templarios, y no hay autoridad municipal, estatal ni federal que los detenga. Los Templarios se han convertido en un dolor de cabeza para los ganaderos, los aguacateros, los limoneros, los profesionistas y los comerciantes, de quienes incluso se llevan a sus esposas y a sus hijos", planteó Ortega en conferencia de prensa.

La intervención de autoridades federales en la entidad no ha logrado expulsar a los grupos criminales, agregó, y aún no existen resultados concretos en materia de seguridad.

"Los Templarios están actuando con complacencia de autoridades con incompetencia o complicidad, y esto tiene que ser investigado (...) por ejemplo, en Buenavista los habitantes se preguntan porqué la presencia de fuerzas federales se limita a patrullar zonas en donde las autodefensa a ya habían expulsado a Los Templarios, y no avanzan más allá".

Las autoridades deben exponer objetivos y plazos en la estrategia de seguridad, la cual esté orientada a erradicar a los grupos criminales, dijo Ortega.

Asimismo, llamó a que se investiguen las responsabilidades por acción y omisión de aquellas autoridades que protegen a grupos criminales.