Armando la insurrección en Guerrero

Primer acto: En 1995 surge la primera “policía comunitaria” en el municipio Malinaltepec. Luego se extienden a otros municipios de la Montaña y la Costa Chica. La propaganda proclama que reducen la criminalidad ¡Patrañas!

En donde supuestamente esto ocurre es donde después aparecen las autodefensas porque…hay inseguridad. Curiosamente las policías comunitarias surgen en áreas donde operan grupos terroristas desde hace décadas y entre ambos nunca hay el menor roce.

Segundo acto: Para la izquierda “legal” y para los terroristas las “policías comunitarias” son un juguete al cual no le encontraban mayor utilidad hasta 2011, cuando el Congreso Local de Guerrero aprobó la ley 701 y les dio reconocimiento.

La PGR debió haber iniciado una controversia constitucional contra ley porque viola el artículo 21 de la Constitución, que establece que la policía tendrá un carácter profesional, del que esas milicias carecen, pero prefirió la omisión de sus obligaciones legales.

Tercer acto: Desde mediados de 2012 surgen las autodefensas, pero se vuelven muy visibles a partir de enero de 2013, cuando disputan el monopolio de la violencia: privan ilegalmente de la libertad y asesinan a personas inocentes, imponen su control territorial y usurpan funciones de la policía, aunque en muchos casos la usurpación es o a fantasmas o a empleados de los grupos criminales. Proliferan las autodefensas, no las “policías comunitarias”… al principio.

Cuarto acto: Para darle un barniz de legalidad a las autodefensas se vuelven “policías comunitarias”, como fue el caso en Tixtla. Autodefensas y “comunitarios” dan un salto cualitativo con tres acciones desafiantes: se unen al movimiento “magisterial”, marchan armados hasta Chilpancingo y llaman a generalizar la lucha contra el “mal gobierno”.

Quienes mueven los hilos desean fervorosamente el enfrentamiento sangriento con fuerzas del orden, a fin de que “el pueblo” se levante en armas ¿Para qué una sublevación como en Chiapas o ataques como los del EPR en 1997, si otros pueden servir como carne de provocación y abonar con su sangre el campo de la revolución proletaria?

Este es el recibimiento que le tenían preparado los terroristas y sus amigos al Presidente Enrique Peña…