Los testigos protegidos y el arraigo son unas aberraciones

"Los testigos protegidos y el arraigo son unas aberraciones", fueron las primeras palabras del General de División Tomás Ángeles Dauahare, tras abandonar anoche el Penal Federal del Altiplano, en el Estado de México.

El ex subsecretario de la Defensa Nacional fue liberado anoche luego de que el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, ratificara que no tienen fundamento las acusaciones de testigos protegidos que lo acusaron de proteger a los Beltrán Leyva.

El titular de la PGR confirmó las conclusiones no acusatorias que la noche del martes entregó el Ministerio Público al Juez Tercero de Distrito en Procesos Penales de Toluca, Raúl Valerio Ramírez, quien sobreseyó y canceló la causa 44/2012 en favor del divisionario.

Vestido de pants gris oscuro, Ángeles abandonó la prisión de máxima seguridad después de 11 meses y dos días de haber sido retenido por la Procuraduría de Justicia Militar, con base en una indagatoria de la SEIDO en la que luego sería consignado por el delito de delincuencia organizada.

A la salida del penal lo esperaban sus abogados Ricardo Sánchez Reyes Retana y Alejandro y Octavio Cruz Cisneros, con quienes se retiró en una camioneta.

"Les manifiesto que fueron imputaciones dolosas y falsas... Desafortunadamente en cuanto a la Procuradora anterior Marisela Morales, pues desafortunadamente no hay buenos comentarios. Lo estamos viendo, lo estoy viviendo yo, lo están sufriendo los compañeros militares y cantidad de internos en este penal y creo que en todos.

"Yo les llamé aberraciones jurídicas a los testigos protegidos y al arraigo, se está llevando o se estaba llevando mal", dijo en breve entrevista el militar de más alto rango en la jerarquía del Ejército que ha sido acusado de colaborar con el crimen organizado.

Se reservó comentarios para Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública federal, y mencionó que por ahora no ha definido si va a demandar o denunciar, por las acusaciones que calificó de dolosas y que lo mantuvieron privado de su libertad durante casi un año.

"La verdad necesito ver que actitud asumir de demanda, de denuncia, lo tengo que consensuar, consultarlo con personas que saben de esto y sobretodo considerando que es una nueva Administración. No quiero lesionar para nada a esta Administración que ha cumplido su palabra de apegarse estrictamente al Estado de derecho", dijo.

El divisionario se puso ayer a las órdenes del secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, gesto que momentos después tuvo respuesta del instituto armado, quien a través de un comunicado saludó la liberación del ex subsecretario.

"La Sedena... recibe con satisfacción dicha resolución, sin lugar a duda, la determinación y responsabilidad asumida por las autoridades correspondientes son resultado de un trabajo profesional.

"Esta Secretaría expresa su reconocimiento a las instituciones encargadas de la procuración y administración de justicia del país, como garantes del Estado de Derecho actuando bajo los principios de Legalidad e Imparcialidad, que garantizan la certeza jurídica para todos los mexicanos", dijo el Ejército.

Ángeles fue detenido el 15 de mayo de 2012 en su domicilio del sur del DF, por una indagatoria donde los testigos protegidos "Jennifer" y "Mateo" lo acusaron de haber intercedido en favor de la organización criminal de los Beltrán para que aterrizaran aviones con cocaína en los aeropuertos de Cancún, Toluca y Cuernavaca con la protección del Ejército.