¿Puede La Laguna convertirse en la nueva Ciudad Juárez de México?

En sus 91 años de vida, el periódico El Siglo de Torreón sobrevivió a la Revolución Mexicana, a censura militar durante la Segunda Guerra Mundial y varias crisis económicas. Pero en nueve décadas nunca había enfrentado una amenaza como la que ahora padece.

Primero, cinco trabajadores del diario, ajenos a las tareas periodísticas, fueron secuestrados y luego, durante tres días seguidos, policías federales que custodian la redacción fueron atacados por comandos armados con fusiles de asalto y granadas.

Los ataques representan más que un mensaje al periódico, coinciden especialistas, sino que evidencian la creciente ola de violencia que padece la zona metropolitana de La Laguna, formada por tres municipios de los estados de Durango y Coahuila.

Algunos creen que la crisis de la zona puede superar a la que vivió Ciudad Juárez, Chihuahua, considerada en su momento como una de las poblaciones más violentas del mundo.

Según cifras oficiales durante 2012 ocurrieron en La Laguna unos 1.870 homicidios relacionados con la disputa de carteles de narcotráfico, una cantidad superior a los cometidos en la población de Chihuahua, que registró 749 muertes violentas.

'La Laguna vive el momento en que Ciudad Juárez estaba cuando empezó a caer en la espiral de violencia', dice Javier Garza, director de El Siglo de Torreón.

'Es un punto de inflexión, si no hay mejoría rápido no sólo en reducir la violencia sino los hechos de alto impacto, sí puede empeorar'.

Zetas

La Laguna también conocida como Comarca Lagunera, forma parte de una ruta de tráfico de drogas, armas y dinero entre México y Estados Unidos, según informes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Es también una productiva región agroindustrial. En la Comarca, por ejemplo, se ubica la empresa lechera más importante de México.

La violencia empezó en 2007 cuando el cartel de Los Zetas estableció una base de operaciones en la zona. En poco tiempo el grupo empezó a extorsionar empresarios, y después asumió el control del mercado local de drogas.

Pero en 2010 el Cartel de Sinaloa pretendió apoderarse del territorio, e inició una serie de ataques con sicarios que estaban prisioneros en la cárcel de Gómez Palacio, Durango, uno de los municipios que forman parte de la Comarca.

El grupo salía cada noche de la prisión para atacar negocios vinculados con Los Zetas o asesinar a sus rivales. Luego volvían a sus celdas, según documentó la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR).

El gobierno federal desplegó a cientos de policías y soldados, y durante un tiempo la violencia pareció amainar. Pero desde hace algunos meses la disputa entre carteles se intensificó.

Medios de comunicación como El Siglo padecen este nuevo escenario, reconoce Garza.

'Es una zona muy violenta, hay disputa de grupos criminales entre sí y contra el Ejército y otras fuerzas de seguridad', cuenta.

'Como en otras partes del país los criminales buscan controlar los mensajes a través de la intimidación o agresiones a los medios'.

'La vida sigue'

Los ataques al periódico ocurrieron casi al mismo tiempo del incendio intencional en cuatro negocios de la alcaldesa de Gómez Palacio, Rocío Rebollo Mendoza, así como el asesinato de decenas de personas en distintos hechos.

El presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Torreón, Adolfo Von Bertrab, reconoce que los habitantes de la Comarca están preocupados, especialmente en los municipios de Lerdo y Gómez Palacio que se quedaron sin policías.

'La violencia de crimen organizado ya existía y sigue su camino, no mermó, pero la percepción ciudadana es que la delincuencia común se ha incrementado porque no hay policías'.

Von Bertrab afirma que es en las poblaciones de Durango donde han ocurrido la mayor parte de los ataques violentos, pues en Coahuila las estadísticas oficiales muestran una baja en los delitos cometidos.

En esto coincide el gobernador de ese estado, Rubén Moreira. La reciente violencia, afirma, es ajena a la Comarca.

'La lumbre (fuego) no se apaga en las llamas, se apaga donde inicia y en La Laguna hay un enfrentamiento que se da de dos carteles que vinieron de fuera', dijo a medios locales.

¿Puede La Laguna convertirse en la nueva Ciudad Juárez de México? Difícilmente, asegura Von Bertrab. 'Aquí vivimos y trabajamos, andamos libres por la ciudad, salimos de noche. La vida sigue, con sus adecuaciones', confiesa.

'No es una situación donde no se pueda trabajar o invertir, hay que cambiar, adecuarnos pero creemos que esto es pasajero'.