Confirmado: la violencia no cede

Mientras que la Procuraduría General de la República sigue sin dar a conocer las cifras completas y definitivas sobre homicidios atribuibles al crimen organizado en 2011, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) ha publicado cifras preliminares sobre homicidios dolosos, que contradicen el triunfalismo oficial de la baja de la violencia.

De este modo el INEGI se confirma como un organismo público que goza de "autonomía técnica y de gestión", según dispone la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica de 2008.

De acuerdo a las cifras preliminares del INEGI, en México en 2011 no hubo los 22,487 homicidios que registró el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) sino 21% más de esa cifra: 27,199. Esta cantidad sería 5.6% superior a la registrada en 2010 según el propio INEGI (25, 757).

Las cifras del INEGI en la mayoría de los casos son mayores a las de SESNSP, por la sencilla razón de que los gobiernos estatales "rasuran" cifras para aparentar menos violencia de la que en realidad hay. Pero la falsificación de la información es muy burda en algunos casos. El gobierno de Veracruz reportó 514 homicidios dolosos en 2011, mientras que el INEGI registró casi el doble: 1,005.

Entre 2010 y 2011, en algunas entidades federativas bajaron los homicidios en forma acentuada (Baja California, Chihuahua), mientras que en otras se dispararon (por ejemplo, crecieron 134% en Veracruz y 119% en Nuevo León).

Aunque las cifras del INEGI son más confiables que las del SESNSP, también presentan sub-registro. Según el INEGI en Tamaulipas hubo en 2011 un total de 1,075 asesinatos, cuando que sólo entre enero y septiembre del año pasado se registraron 1,108 homicidios por "rivalidad delincuencial", según los datos parciales que la PGR dio a conocer en enero de 2012.

Por eso el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C., que me honro en presidir, estima cifras más cercanas a la realidad, mismas que se pueden consultar en la BIBLIOTECA del Consejo. En 2011 la cifra real de homicidios fue de 28,375, es decir, una tasa de 25.11 por cada 100 mil habitantes, entre las 15 más altas del mundo.