El terror que desafía a Naranjo en México

Un sicario al servicio de "Los Caballeros Templarios" tiene por regla "no emborracharse en forma ofensiva ni abusar de la inocencia de mujeres castas y menores de edad" , dice el código de conducta distribuido por ese clan en calles y buses. Si no cumple, o delata a alguno de sus jefes del cartel, la pena no es otra que la muerte a bala.

Así de febril y cercana al culto es la violencia que azota a varios estados mexicanos, cuyo destino regirá, a partir de diciembre, el presidente electo Enrique Peña Nieto ; así de compleja será la misión del exdirector de la Policía Nacional, general (r) Óscar Naranjo , en el cargo de asesor externo de seguridad en esa nación.

El fenómeno de la mafia en México está estrechamente ligado al nuestro (Colombia), y la Agencia Antidrogas de E.U. (DEA) calcula que cada año los narcotraficantes de ambos países introducen cargamentos de droga por valores entre los 18 y 39 billones de dólares a través de la frontera sur de E.U.

En los organigramas que ahora revisará el general, los objetivos ya no serán "Timochenko" o "El Loco Barrera", sino Joaquín Guzmán Loera , alias "El Chapo"; Ismael "El Mayo" Zambaday Heriberto Lazcano Lazcano , "El Lazca".

Y los esfuerzos no serán para desarticular a las Farc o "Los Rastrojos", sino a 10 organizaciones que siembran el terror en puja por las "plazas": los carteles del "Golfo", "Sinaloa", "Tijuana", "Jalisco Nueva Generación", "Juárez", "Milenio", "Beltrán Leyva", "Familia Michoacana", "Los Zetas" y "Los Caballeros Templarios".

La DEA define que en suelo azteca hay tres tipos de contienda armada: dentro del mismo cartel (como la pugna interna de dos facciones por el poder del cartel Beltrán Leyva), entre dos carteles (por ejemplo la guerra de los "Los Zetas" y "Sinaloa") y entre los carteles y el Estado.

Estas rivalidades se agudizaron en el gobierno del saliente presidente Felipe Calderón (2006-2012), quien instauró una lucha frontal contra los narcos e involucró a la Fuerzas Militares en ese propósito.

Según la Procuraduría General, de enero a septiembre de 2011 murieron 12.903 personas "por presunta rivalidad delincuencial". Y se cree que en el último sextenio hubo 70.000 asesinatos.

Preocupaciones de E.U.

La situación es preocupante para las autoridades de E.U., pues 39.000 estadounidenses murieron por el abuso de drogas en 2009 (último año con cifra disponible, según la DEA) y 22 millones fueron clasificados como adictos en 2010.

Para ellos, México tiene una posición privilegiada, en medio de la región que más cocaína produce (la Andina) y el país que más consume, E.U.

En los informes de la DEA ante el Congreso (de 2009 a 2012) se nota un alto aprecio por Calderón, quien extraditó a 230 sospechosos entre 2010 y el pasado mes de junio.

Naranjo, durante sus cinco años de director, también se ganó la confianza de los norteamericanos, y en su nuevo cargo continuará de aliado para repeler el narcotráfico.

Su designación, sin embargo, no ha sido bien recibida por la totalidad de los mexicanos. Algunos comunicadores, uno de ellos de La Jornada, periódico opositor del gobierno de Peña Nieto, cuestionaron su carrera desde los tiempos del Bloque de Búsqueda, lo señalan de presuntos nexos con ilegales en el pasado y revivieron el episodio de su hermano capturado en Alemania con estupefacientes.

Su sucesor, general José León Riaño , rechazó esos cuestionamientos hace una semana. Y el propio Naranjo, ofendido por la publicación, manifestó: "Si hay alguna institución o un oficial que haya capturado más narcos que yo, que me digan quién es".

Y es que, más allá del crimen, el general (r) tendrá que sortear un difícil clima político, caracterizado por una férrea oposición de izquierda a su jefe Peña Nieto y la impugnación de las elecciones presidenciales (julio 1).

Para José Antonio Ortega Sánchez , presidente la ONG mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, los señalamientos contra el asesor "no tienen fuerza política".

"En México la violencia se ha venido incrementando de forma explosiva, en tres años hemos sufrido lo que Colombia en diez.

El principal reto del general Óscar Naranjo es organizar la Policía Federal y su coordinación con los otros cuerpos de Policía, y lograr una reducción de los homicidios dolosos, el secuestro y la extorsión.

Él debe ayudar a cambiar la imagen de la Policía, porque hoy hay desconfianza de los mexicanos hacia esa institución.

En Colombia había un fenómeno similar en la época de Pablo Escobar, la gente creía que era corrupta, y Naranjo ayudó a crear una institución fuerte que protege a los buenos policías y castiga a quienes se desvían.

Para evitar inconvenientes con la Fuerza Pública de México, él no debe imponerse como una especie de jefe de la Policía, sino ser más bien un consejero político para el Presidente y el próximo Secretario de Seguridad Pública".