La mala oferta en seguridad pública de Josefina Vázquez Mota

La candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, se encuentra un paso atrás de su contendiente el priista Enrique Peña, en materia de propuesta sobre seguridad pública , porque mientras que él ha dicho en que medida se propone bajar la incidencia criminal, ella no ha expresado algo parecido.

Pero además, la propuesta de la candidata Vázquez Mota es, salvo lo antes señalado, muy similar a la de sus competidores e igualmente errónea tanto en el diagnóstico como en las políticas que preconiza. En su plataforma electoral Vázquez y el PAN afirman: "La seguridad es una responsabilidad compartida entre las instituciones y los ciudadanos".

¡Se equivoca candidata Vázquez Mota! Lea bien la Constitución, que en su artículo 21 no deja lugar a dudas: "La seguridad pública es una función a cargo de la Federación, el Distrito Federal, los Estados y los Municipios". No nos venga con que una responsabilidad exclusiva del poder público ahora lo sea de los ciudadanos, quienes carecen precisamente de las facultades y recursos del Estado.

Dice la misma plataforma: "Un elemento fundamental para tener una seguridad duradera desde la óptica de la prevención está en la educación, la salud, las acciones dirigidas a evitar el consumo de drogas y alcohol, las estrategias de prevención de la violencia —en el hogar, la escuela y la comunidad— y en general las oportunidades para todos."

Pero al mismo tiempo plantea elevar de 40 mil a 150 mil los policías federales y la pregunta es ¿para que quiere más agentes?, ¿acaso para que sean habilitados como maestros, promotores de la salud, consejeros en adicciones o repartidores de dinero de Oportunidades?

Y las preguntas se justifican porque en ninguna parte del documento se dice que es lo que hace que la policía, pese a ser una fuerza de más de 400 mil hombres, no pueda con el hampa.

Y sobre todo Vázquez Mota y el PAN no dicen que van a hacer con los dos mayores obstáculos para restablecer la seguridad pública: el que los servidores públicos del área no paguen las consecuencias de su desempeño ineficaz e ineficiente y el que la gran mayoría de los delitos más graves queden impunes (además de la existencia de cientos de miles de órdenes de aprehensión sin ejecutar) ¡Qué lástima!