Balacera desmiente a gobierno

La balacera que se registró el sábado en las inmediaciones del Territorio Santos Modelo y que provocó pánico a cerca de 20 mil aficionados desmiente el discurso del Gobierno federal de que México no es de los países más violentos del mundo, aseguraron ayer especialistas.

Lo ocurrido, consideró Carlos Humberto Toledo, experto en tema de Seguridad Nacional, es una muestra de que el crimen organizado no está debilitado y puede actuar a plena luz del día en una zona en la que sabía había seguridad policíaca pues se desarrollaba el partido entre Santos y Morelia.

"Lo de ayer (sábado) fue una demostración que hecha por tierra las estimaciones del Gobierno Federal, en el sentido de que México no es un país violento, al contrario, México es un país extremadamente violento.

"Lo que sucedió son escenas propias de países a los que acostumbrábamos ver a mucha distancia y pues cada día el campo de batalla se extiende y al extenderse el campo de batalla el daño colateral o las bajas inocentes van a empezar nuevamente a subir", advirtió.

José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, indicó que se trata de un hecho grave el que miles de personas que asistieron al estadio con la expectativa de ver un buen partido de futbol hayan estado expuestas a ser alcanzadas por alguna bala.

"Poco a poco vamos perdiendo nuestra capacidad de asombro, ya lo nuevo, lo más violento, lo más grave cada vez se nos hace costumbre y cada vez inconscientemente lo vamos aceptando, ya no exigimos, ya no le pedimos a la autoridad que lo resuelva, esta violencia nos está dando cotidianeidad.

"Es muy grave el hecho, que ya la gente ni siquiera puede ir a divertirse, a relajarse y a disfrutar de un buen partido, porque están expuestos a una bala perdida o están expuestos a ser un daño colateral, y que su familia quede gravemente dañada por el resto de su vida por haber perdido a un ser querido en una balacera en un estadio de futbol", advirtió.

Toledo dijo que en esta ocasión el azar jugó en favor de las personas y al final sólo hubo un policía lesionado, pero los sucedido pudo haber tenido un desenlace trágico.

"Hasta donde yo tengo entendido era un grupo de camionetas las que cruzaron por un retén policíaco y no hicieron caso, y de ahí se suscitó este hecho, inició la balacera.

"Afortunadamente no hubo víctimas mortales, pero, pues esta cuestión es circunstancial, como no hubo víctimas en esta ocasión pudo haberlas habido porque así esto, la coincidencia o la casualidad en este caso operó a favor, pero tan puede operar a favor como en contra", señaló.

Ortega indicó que además del riesgo que corrieron los aficionados de ser heridos por una bala, también pudo haberse presentado una tragedia por el pánico que el tiroteo causó entre los 20 mil asistentes al estadio.

"Hay que recordar el News Divine, cuando la gente entra en pánico y empiezan a salir y la Policía para poder detenerlos, subirlos a los camiones que tenían, impide el acceso, si hay cualquier taponcito es donde vienen las tragedias.

"Las autoridades no están preparadas para atender una situación de emergencia como la que se presentó", dijo.

"Este hecho nos demuestra que lamentablemente las calles se han convertido en campos de batalla, campos de batalla en los que lamentablemente cada vez estamos siendo testigos de la caída de más gente inocente"
Carlos Humberto Toledo
"Es increíble que nos siga sucediendo esto y que no reaccionemos los mexicanos para exigirle a la autoridad ya, de una vez por todas, que haga un esfuerzo muy grande, para ir erradicando la violencia".
José Antonio Ortega