Comerciantes de Ciudad Juárez urgen ayuda

"Los grupos criminales han logrado en Juárez lo que ni el Sistema de Administración Tributaria ha conseguido : exprimir hasta quienes sobreviven en la economía formal. En Juárez hay más contribuyentes al crimen organizado que al fisco. Casi nadie escapa a la extorsión.

"En Juárez no sólo hay un gobierno paralelo al formal, sino que es más eficaz que el formal al imponerse", reprochó José Antonio Ortega Sánchez, presidente del Consejo.

"Calculamos que de 10 mil negocios al 90 por ciento le hacen cobro de piso, restauranteros, centros sociales, abarroteros, ambulantes, no hay un control.

"A algunos les cobran 200 a 800 dólares a la semana, 16 mil a 20 mil pesos, si no los secuestran, los matan o les queman los negocios", comentó Miguel Galindo Figueroa, presidente del Comité de Administración Central de Abasto de Ciudad Juárez.

Indicaron que al menos ocho de sus compañeros fueron secuestrados y uno muerto el año pasado.

Galindo Figueroa apuntó que la situación se complica porque el Gobierno local ha iniciado una política fiscal de "terrorismo", que les ha impuesto cobros impagables al tiempo que cancela cuentas bancarias y embarga bienes por lo cual pidieron un diálogo con autoridades estatales y federales.

"Requerimos la intervención del Gobernador y del Secretario de Hacienda Federal para la construcción de un esquema emergente de acuerdo al estado de excepción que vive la ciudad, soluciones al tamaño del problema que vivimos.

"Somos un grupo de empresarios que hemos demostrado que generamos empleo en las circunstancias más graves de la ciudad… consideramos totalmente injusto que a raíz de los acuerdos que se ha tenido con Hacienda federal no se respeten esos acuerdos y tengan como consecuencia créditos fiscales a compañeros que han tenido que fincarles cantidades impagables, que está en riesgo el patrimonio de ellos de 30 años de trabajo", recalcó.