Entre la acción efectiva contra el crimen y la demagogia

Si uno se atiene a los titulares de los periódicos sobre la primera Convención Nacional de Seguridad Pública, celebrada en Chihuahua los días 10 y 11 de julio , podría suponerse que fue un acto más de los gobernadores del país, donde terminó por imponerse la demagogia.

Porque ciertamente es demagogia y populismo en su estado más puro el pretender abatir la inseguridad y la violencia en el país mediante el ofrecimiento de becas y bolsa de trabajo a los “Ninis”.

Como ya hemos comentado los “Ninis” no son jóvenes que ni estudian ni trabajan, es decir que aunque desean una o ambas cosas no las pueden obtener, sino personas que no quieren ni estudiar ni trabajar. De modo que es inútil ofrecerles empleo o becas, a menos que trate de las “becas” que da el gobierno de Marcelo Ebrard que no son eso sino regalos de dinero público para comprar votos (pues a sus beneficiarios no se les exige que tengan buen aprovechamiento escolar).

Los “Ninis” no son 7 u 8 millones, cantidades fantásticas que los promotores de mitos no han podido probar. Para empezar los desempleados, de todas las edades y no sólo jóvenes, son menos de 2 millones. Quienes no quieren trabajar ni estudiar, son -según Sedesol- menos de 300 mil. Pero además esta condición es transitoria, pues a nadie lo mantienen sus padres de por vida.

Pero la afirmación (o insinuación) más falsa es que los “Ninis” terminan por ser delincuentes. Esto tampoco se ha podido demostrar. La verdad es los criminales profesionales no son ni desempleados ni personas que no puedan ir a la escuela, sino sujetos que han decidido vivir no de su propio esfuerzo, sino de despojar a los demás.

Pero en la Convención de la Conago no todo fue demagogia y promoción electoral de Marcelo Ebrard. Yo participé como invitado en la mesa de procuración de justicia, en la estuvieron varios procuradores, y propuse como estrategia para reducir la inseguridad el abatir el rezago en el cumplimiento de 300 mil órdenes de aprehensión. La propuesta tuvo buena acogida y figuró en las conclusiones dadas a conocer en la sesión plenaria.

Estaremos muy atentos del cumplimiento del compromiso adquirido de ejecutar los mandamientos judiciales, asunto decisivo para bajar el delito y la violencia.