Ciudad Juárez ya no es la misma

Tras haber sido considerado uno de los municipios más violentos del mundo, el Papa Francisco encontrará una Ciudad Juárez que se recupera lentamente de los embates del crimen organizado.

Por ejemplo, la ciudad fronteriza no apareció este año en el informe anual de las 50 ciudades con alto índice de inseguridad en el mundo, presentado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, cuando en 2010 encabezó el ranking.

Por ello, para el Obispo José Guadalupe Torres Campos, quien llegó a la diócesis de Ciudad Juárez en 2015, el mensaje papal adquirirá un significado especial, pues motivará a los juarenses a reconstruir el tejido social.

"Percibo una sociedad mucho más tranquila, más calmada. Tengo ya casi el año precisamente de que asumí la diócesis y veo una gente muy trabajadora. Sí hay, obviamente, como en todo México, desafíos y retos que trabajar, pero de cómo se platicó (la violencia), cómo se comenta de hace años, hay un cambio muy significativo", detalla en entrevista telefónica.

Menciona que Jorge Mario Bergoglio, al tener como bandera la misericordia, llevará a la reflexión a los feligreses juarenses para que continúen con la regeneración de la ciudad y se muestren solidarios con los grupos sociales más vulnerables, como los migrantes.

"El Papa Francisco vendrá a fortalecernos en la esperanza, sobre todo porque toma temas sociales muy sensibles, como lo es la migración. En este caso, a los migrantes les dará palabras seguramente de consuelo", confía.

Originario de León, Guanajuato, Torres Campos reconoce que el asunto de la migración es uno de los temas centrales que se deben trabajar en Ciudad Juárez.

Por otra parte, sostiene que el encuentro que el jefe de la Iglesia católica con los reos del Cereso 3 demostrará que, incluso aquellos que perpetraron actos de violencia en el pasado, podrán encontrar el perdón.

"Encontrarán en él la misericordia, la paz, la tranquilidad y los invitará a un cambio desde la conciencia", dice.