Las 25,972 ejecuciones de Peña Nieto

En septiembre de este año ocurrieron un total de 810 ejecuciones relacionadas con el crimen organizado. Esta cifra representó un incremento de 16% con la observada en el mes inmediato anterior, es decir, las 698 que se registraron en agosto.

Esto de acuerdo con la base de datos de Lantia, consultora especializada en temas de seguridad. Contabilizando el total de este tipo de homicidios en los 34 meses del sexenio del presidente Peña Nieto tenemos un total de 25 mil 972, un promedio de 25 por día.

Son malas noticias. Y es que, entre junio y octubre de 2014, las ejecuciones relacionadas con la delincuencia organizada prácticamente se habían estabilizado en alrededor de 520-530 por mes. Luego, ya en 2015, regresamos a niveles por arriba de los seiscientos e incluso se presentaron meses con más de setecientos. Ahora, por primera vez desde enero de 2014, vemos, en septiembre de este año, una cifra mayor a los ochocientos.

En cuanto a las cifras oficiales, publicadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, se reportaron mil 475 homicidios dolosos en septiembre. Aquí estamos hablando de todos los asesinatos violentos incluyendo los que comete el crimen organizado y los que no.

En los 34 meses del sexenio de Peña, el Sistema Nacional reporta un total de 48 mil 412 homicidios dolosos. La diferencia son 22 mil 440 asesinatos con respecto al número de Lantia que sólo reporta ejecuciones relacionadas con la delincuencia organizada. Estirando un poco la liga, podemos decir que quizá alrededor de 54% de los homicidios en México tienen que ver con el crimen organizado. Digo "quizá" porque estamos utilizando dos bases de datos con metodologías diferentes. Informo este porcentaje sólo con fines indicativos.

Regresando al reporte de la consultora Lantia, en cuanto a la distribución regional de la violencia, las entidades con mayor número de ejecutados en septiembre fueron Guerrero con 111 seguido de Veracruz con 81, Baja California (60), Guanajuato (55), Chihuahua (51), Estado de México (47) y Sinaloa (42). Los niveles de violencia aumentaron en septiembre con respecto a agosto en 18 estados siendo las entidades con más incrementos Morelos (1,167%), Zacatecas (1,000%), Veracruz (179%) y el Estado de México (74 por ciento).

De acuerdo con Lantia, la violencia en Morelos se incrementó desproporcionadamente por enfrentamientos por el control de la zona entre Guerreros Unidos y Los Rojos así como por el hallazgo de una narcofosa en Cuautla. En cuanto a Veracruz, también hubo enfrentamientos entre el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas. En Guanajuato la disputa por diversas plazas fue entre el CJNG y La Familia Michoacana. Como puede observarse, las distintas guerras entre narcotraficantes sigue dejando cientos de muertos mensuales en diversas regiones del país.

Bajando al nivel municipal, Acapulco, de nuevo, aparece en el lugar número uno del ranking de la violencia con 79 ejecuciones durante septiembre. Le sigue Tijuana con 46, Culiacán con 24, La Paz (19) y Ciudad Juárez (19). Estas dos ciudades registraron importantes crecimientos en septiembre comparados con agosto.

Esto en cuanto a homicidios y ejecuciones relacionadas con el crimen organizado. Veamos, ahora, dos delitos que agravian mucho a la sociedad y que aumentaron durante el primer año del sexenio de Peña. Primero, el secuestro. Durante septiembre de 2015, de acuerdo con las cifras oficiales, se reportaron 78 comparados con 63 del mes anterior (agosto).

En los 34 meses del gobierno de Peña suman ya tres mil 991 secuestros para un promedio diario de cuatro. Hay que recordar que estas cifras se generan a partir de las averiguaciones previas de los ministerios públicos; por tanto, estos números están subestimados ya que muchos secuestros no se denuncian a las autoridades.

En cuanto a las extorsiones, durante septiembre se reportaron 384, once menos que en agosto. El total de este delito para el sexenio es de 18 mil 385: un promedio diario de 18 en todo el país. Como en el caso del secuestro, las extorsiones también están subestimadas porque muchas víctimas no las reportan al Ministerio Público.

Así está la situación de la violencia en México hasta septiembre pasado en que la administración del presidente Enrique Peña Nieto cumplió 34 meses en el poder.