Con Peña Nieto se ha reportado la desaparición de 22 militares

Al menos 22 militares han sido reportados desaparecidos en lo va de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, mientras otros 11 fueron privados de su libertad por bandas ligadas al crimen organizado y después encontrados sin vida, sostiene un informe de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El documento castrense, titulado "Informe confidencial", está contenido en diversas averiguaciones previas y causas penales, entre ellas los expedientes PGR/SIEDO/UEIDCS/283 y 161.

Se trata de averiguaciones previas iniciadas por la Procuraduría General de la República (PGR), a propósito de la participación de militares y efectivos de la Armada de México en operativos castrenses en los que se ha detenido a importantes capos de la droga durante la presente administración, entre ellos Joaquín El Chapo Guzmán y Martín Beltrán Coronel, sobrino de Ignacio Nacho Coronel, narcotraficante del cártel de Sinaloa.

El informe de la Sedena indica que las labores de patrullaje y de participación de militares en "operativos de ubicación, detención y captura de integrantes y operadores de bandas criminales ponen en riesgo permanente a los elementos de tropa, oficiales y mandos" del Ejército Mexicano, quienes "de manera valiente" arriesgan su vida para salvaguardar la seguridad de la nación.

De acuerdo con los datos oficiales, hasta abril pasado se tenía registro de que seis efectivos militares habían sido secuestrados por delincuentes y después liberados con vida, aunque la Sedena no detalló si se pagó un rescate por ellos.

Un general retirado del Ejército Mexicano, quien pidió no revelar su identidad, refirió que durante todo el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa la Sedena reportó 131 elementos desaparecidos y el plagio de 198 de sus integrantes.

Añadió que actualmente la Secretaría de la Defensa Nacional cuenta con 212 mil elementos, de los cuales unos 40 mil en promedio mensual se encuentran desplegados en el país en acciones contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Los primeros cuatro soldados desaparecidos en la actual administración se reportaron en el municipio de Fresnillo, Zacatecas, durante un repunte de violencia en esa entidad protagonizada por agrupaciones rivales de la delincuencia.

Los otros 18 militares fueron reportados desaparecidos en Jalisco, Chiapas, Tamaulipas, Guerrero, Veracruz, Michoacán, Guanajuato y estado de México, entre 2013 y 2014, mientras los elementos castrenses se encontraban francos, es decir, en sus descansos y vestidos de civil.

Los soldados secuestrados –y después encontrados sin vida– fueron reportados en Jalisco, Tamaulipas, Morelos, Sonora, estado de México, Querétaro, Veracruz, Michoacán y Guerrero.

Según la Sedena, los militares víctimas de secuestro pertenecieron a unidades principalmente operativas, como el cuerpo de caballería de defensas rurales, regimientos de caballería motorizados, batallones de infantería, de comunicaciones especiales, de fuerzas especiales, de la división de ingenieros, de guarniciones e incluso de enfermería, administración o intendencia.