Disminuye la muerte de militares en 2014

El número de militares fallecidos en la aplicación de la Campaña Permanente contra el Narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos se redujo 34 por ciento durante 2014, en comparación con 2013, de acuerdo con un informe de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Entre el 1 de enero y el 16 de diciembre murieron 29 elementos del Ejército y Fuerza Aérea, mientras que el año pasado perdieron la vida 44, más de la mitad por agresiones con arma de fuego perpetradas por integrantes de los cárteles y el crimen organizado.

Otras causas de los decesos fueron accidentes automovilísticos (segunda por incidencia), ahogamiento, atropellamiento, caídas y en dos casos accidentes aéreos durante actos de servicio desplegados para combatir la delincuencia organizada.

Tamaulipas y Jalisco fueron las entidades donde se registró el mayor número de muertes de militares en 2014 (diez en total) a consecuencia de ataques armados, que derivaron en enfrentamientos.

Mandos de la Sedena dijeron que Los Zetas y el Cártel del Golfo son los cárteles más violentos debido a su poder de fuego y capacidad de reacción, aunque para las fuerzas armadas el cártel de Jalisco Nueva Generación también es considerado de "alto riesgo".

De acuerdo con el reporte del instituto armado, de los 29 efectivos que fallecieron este año, 16 fueron abatidos por disparo de arma de fuego, lo que representa 55 por ciento del total.

En Tamaulipas se registraron cinco bajas y en Jalisco también cinco durante tiroteos o agresiones; siguió Michoacán con dos efectivos fallecidos, en Durango se reportaron dos decesos, en tanto que en Guerrero y Sinaloa se registró una baja, respectivamente.

Trece de estas víctimas pertenecían a la unidad de Batallón de Infantería (una estaba adscrita al servicio de fusilero paracaidista de la Fuerza Aérea), dos al Regimiento de Caballería Motorizado y una a Fuerzas Especiales. Los muertos fueron 11 soldados; tres sargentos segundos, un cabo y un teniente.

La segunda causa de muerte entre el personal militar fueron los accidentes automovilísticos en actos de servicio dentro de la campaña contra el narcotráfico y la aplicación de la ley federal de armas con un total de ocho bajas. Tamaulipas registró dos; Coahuila dos; mientras que en Baja California, Sinaloa, Nuevo León y Michoacán hubo uno, respectivamente.

En 2014 se registraron dos accidentes aéreos. El 14 de enero en Atlixco, Puebla, donde murió un mayor de caballería del Ejército; un teniente piloto aviador de la Fuerza Aérea de la unidad de Escuadrón Aéreo perdió la vida en Reynosa, Tamaulipas, el 31 de enero.

Otros dos militares fallecieron por caída y uno por agresión, aunque no se especificó de qué tipo. El más reciente deceso reportado hasta el 16 de diciembre fue el de un peluquero el 28 de noviembre de 2014 durante un accidente automovilístico en Periban, Michoacán.

La Sedena informó que en 2013 se registraron 44 muertes, de las cuales 24 fueron por arma de fuego, lo que equivale a 54 por ciento del total.

La Sedena clasificó todas estas muertes en el marco de la Campaña Permanente contra el Narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.