Cifras poco transparentes y no indican baja

La transparencia de la información pública es un derecho y uno de los medios por los cuales los ciudadanos pueden ejercer presión sobre sus gobernantes, para tratar de refrenar en estos su tendencia a servirse del puesto en lugar de servir a la sociedad.

En materia de transparencia de la información sobre incidencia criminal ha habido en México avances innegables, que hemos ganado a pulso. El sistema de información de México es mucho mejor que el de, por ejemplo, Argentina, el cual está tan poco actualizado que desde 2009 no publica cifras.

En apariencia el sistema de información de incidencia criminal de México sería de los mejores de América Latina por el nivel de desagregación de sus datos (más de 80 tipos de delitos por entidad federativa y municipio) y su frecuencia de actualización (se actualizan mes por mes). Pero sigue teniendo importantes deficiencias y retrocesos.

Por ejemplo, desde hace semanas no es posible acceder a la consulta de incidencia criminal por municipio en el sitio web del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). No importa que navegador o PC se use, ni el día u hora en que se haga la consulta, simplemente el link de “Herramientas de análisis de la incidencia delictiva” (que es donde se puede optar por el nivel de desagregación municipal) jamás abre.

Otro defecto, que no es coyuntural sino que viene desde el inicio del sistema de información, es que nos hayan querido sorprender haciendo pasar como cifras de delitos las que en realidad correspondían a cifras de averiguaciones previas. La razón del engaño es que las averiguaciones son menos que los delitos, lo cual permite aparentar menor incidencia criminal. Quizás por eso las cifras de homicidios del INEGI son mayores que las del SNSP.

En 2014 esto ya se empezó a corregir, pues ahora se informa además de sobre averiguaciones, sobre víctimas de homicidio, secuestro y extorsión.

Y por cierto, cuando se pregona que el secuestro va a la baja, considerando las cifras de averiguaciones iniciadas (136 en enero y 98 en julio), para dar un total de 909 en los primeros 7 meses del año, resulta que el número de víctimas es 30% mayor: 1,186. Además el número de víctimas de secuestros va al alza: 164 en enero y 204 en julio.