La criminalidad se mantiene

Las autoridades federales, estatales y municipales no deben "echar las campanas al vuelo" por la disminución de reportes de incidencia delictiva, pues la criminalidad se mantiene y persiste una elevada cifra negra, estimó el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).

Con motivo de la presentación de su informe sobre incidencia de los delitos de alto impacto en el primer semestre del año, Francisco Rivas, director de esa organización civil especializada en temas de seguridad, dijo que se han detectado anomalías en los registros de la incidencia delictiva que los gobiernos estatales envían al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Además, en estos registros no se contabilizan los casos atraídos por PGR y tampoco los casos en los que las víctimas no denunciaron o si lo hicieron, pero los funcionarios determinaron que no hay delito que perseguir.

El primer semestre de 2014 concluye con una disminución del número de averiguaciones previas de homicidio doloso, secuestro, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo, a casa habitación, a negocio con y sin violencia, así como con un aumento en el número de denuncias de homicidio culposo comparado con el primer semestre de 2013.

Homicidio doloso, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo y a casa habitación con y sin violencia muestran un comportamiento a la baja importante ya que presentan respectivamente disminuciones del 14.93, 15.50, 12.05, 13.41 y 13.64%; mientras que, el robo a negocio con y sin violencia muestra una disminución del 5.31%.

En el caso del secuestro la disminución se encuentra en un rango estadístico no significativo, ya que pasó de 823 a 808 averiguaciones previas, lo que equivale a una disminución de 1.82%. En sentido opuesto, el homicidio no intencional presentó un aumento de 8.71% llegando a su máximo histórico de 8 845 averiguaciones previas.

Más allá de los aparentes avances en la incidencia de estos 7 delitos comparados con el mismo periodo de 2013 y de los retrocesos en el homicidio culposo, nuevamente debemos hacer un serio llamado para que las autoridades asuman con responsabilidad la calidad de la información que publican.