Seguir contando muertos y desaparecidos

El 7 de julio de 2014 fue asesinado Pedro José Rey Galue, quien laboraba en el Hospital Regional de Pemex en Madero. Seis días antes, el 1 de julio falleció Rony Ubaldo Aguilera de 14 años de edad, baleado cuando salía de la escuela durante un enfrentamiento entre delincuentes ocurrido el 25 de junio en Tampico. Ese mismo 1 de julio fue secuestrado y asesinado en Nuevo Laredo el empresario Sergio Carlos Mora Medina.

El 28 de junio –en Madero- desapareció José Alfredo Ortiz Alba. Un día antes en Tampico desapareció el menor (de 13 años) Axel Yulia Figueroa Paredes, originario de Honduras. El 25 de junio en Reynosa desapareció Diego Azuara Reyes y un día antes lo hizo en San Fernando, Gonzalo Torres Lara.

En la última semana de junio se reportó el secuestro de una familia en Victoria y el asesinato de 2 de sus integrantes. El 21 de junio, en Matamoros, fueron hallados los cadáveres de los empresarios Fernando Lugo y Arnoldo Cañamar, que habían sido secuestrados y fueron asesinados pese al pago de rescate. Karla Irasema López Puga desapareció el 8 de junio en Tampico.

El 5 de junio fueron asesinados Joel Landaverde y un chofer durante un bloqueo a vía de comunicación en Altamira por parte de un grupo criminal. El 1 de junio desaparecieron en Reynosa los hermanos Luis y Teodoro Villegas Solís.

El 30 de mayo -en Jiménez- desapareció Eder Gamaliel Solís González y el 27 de mayo Gabriel Camacho García en Matamoros. En Reynosa, el 20 de mayo, desapareció Daniel Alberto Villanueva Rojas.

Ninguna de estas víctimas eran delincuentes, sino personas de bien, como también lo son los cientos de migrantes secuestrados por mes y los miles y miles de tamaulipecos que cotidianamente deben pagar derecho de piso a los grupos criminales, ya se trate de agricultores, ganaderos, pescadores, choferes de transporte de pasajeros y de carga, comerciantes o industriales.

El 13 de mayo de 2014 el gobierno federal anunció cambios en su intervención en Tamaulipas ante el repunte de la violencia. A menos de dos meses del anuncio, el gobierno ha proclamado que su nueva estrategia está funcionando, que está teniendo resultados y ha logrado bajar la incidencia criminal en el estado.

¿Usted le cree al gobierno?