Tamaulipas es un infierno (1)

La imagen del blog Época Violenta no puede ser más atroz: el cadáver de una mujer de 72 años con el rostro destrozado, yace en un charco de sangre en el piso de una taquería de Victoria, Tamaulipas.

Junto a ella está el cadáver del encargado del modesto establecimiento, también asesinado por un grupo de sicarios. Además otras 7 personas fueron gravemente heridas, entre ellas un niño de 5 años de edad. Al parecer el atentado fue una represalia por el retraso en el pago del “derecho de piso”.

El ataque, ocurrido el sábado 26 de abril de 2014, no fue un hecho extraordinario, sino sólo un pequeño ejemplo del infierno en el cual han vivido cotidianamente los habitantes de Tamaulipas en la última década y sobre todo a partir de 2010, cuando escaló la “guerra” entre grupos criminales.

Pero a este infierno se le ha pretendido mantener en la oscuridad: la prensa ha sido completamente amordazada mediante el terror sistemático de los sicarios y el gobierno estatal se ha empeñado en mentir con absoluta desvergüenza, al grado de lanzar campañas de promoción del turismo, como si Tamaulipas fuera Suiza.

Pero los esfuerzos criminal-gubernamentales por ocultar la verdad no han logrado el éxito absoluto, Han surgido blogs como Valor por Tamaulipas que con enorme valentía ha revelado la verdad del infierno tamaulipeco. La página en Facebook se acerca ya a los 400 mil “me gusta”, que provienen de los ciudadanos que encuentran en este medio una alternativa, para cuando menos obtener alertas sobre lugares y rutas por evitar, pues se están desarrollando balaceras, por ejemplo.

Gracias al blog fue posible conocer que en 2012 y 2013, en Reynosa, el Cártel del Golfo impuso un estado de sitio propio de una de guerra civil. Los sicarios establecieron retenes por toda la ciudad para revisar a los conductores y pasajeros de todo tipo de vehículos.

Igualmente recorrieron colonias, allanaron una casa tras de otra e interrogaron a sus moradores. No tener credencial de elector o provocar la menor sospecha en los criminales, significó ser “levantado”, torturado y en muchos casos asesinado ¡Esto es Tamaulipas!