El juez federal Octavio Dávalos Valadez favorece a secuestradores asesinos

El 18 de septiembre de 2010, en el municipio de Santiago Tianguistenco, estado de México, el señor Juan Castillo Acosta fue secuestrado por una banda encabezada por el militar en activo José de Jesús Vera Islas , el militar retirado Benjamín Olivares García y su hermano Álvaro Victorino Olivares García. Este último informó a los demás plagiarios sobre los movimientos de los familiares de la víctima, pues se hacía pasar como "amigo" que los apoyaba en su trance.

Cuando Álvaro Victorino Olivares García y su hermano Benjamín Olivares García se enteraron de que los familiares del señor Juan Castillo Acosta habían denunciado el plagio ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), decidieron asesinar a la víctima.

Después el cadáver de ésta sería hallado por la policía en una propiedad del militar retirado Benjamín Olivares García. Los hermanos Olivares García fueron detenidos cuando como supuestos intermediarios de la familia entregarían el rescate, que en realidad estaba destinado para ellos.

Pese a la evidencia incontrovertible obtenida y debidamente presentada por la PGJEM, el Juez de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Civiles Federales en el Estado de México, Lic. Octavio Dávalos Valadez otorgó un amparo para efectos al secuestrador y asesino Álvaro Victorino Olivares García.

En consecuencia, la PGJEM se vio obligada a cambiar la acusación contra este secuestrador asesino. Él ya no recibirá una condena de 40 a 60 años de prisión por plagio y asesinato, sino una mucho menor de 5 a 20 años de cárcel por haber sido –supuestamente- intermediario sin la voluntad expresa de los familiares.

Pero en virtud de que Álvaro Victorino Olivares no fue un intermediario por la fuerza en la entrega del rescate, sino escogido por los familiares que no sabían que era secuestrador, podría terminar absuelto.

Asimismo el otro plagiario y asesino, Benjamín Olivares García interpuso un amparo contra en contra del auto de vinculación a proceso, el cual tendría que ser desechado de inmediato pues este sujeto confesó su crimen ante el juez de control y en su casa se encontró el cadáver de la víctima. No será una sorpresa si este criminal también sale impune gracias a un sucio juez federal…