Plagios apuntan a comerciantes

En marzo, un comerciante fue secuestrado en Naucalpan, Estado de México. La víctima, quien es de la tercera edad, permaneció tres días atado de pies y manos acostado sobre una cama. Los plagiarios pedían 200 mil pesos de rescate.

Cinco meses antes, una estudiante del ITESM Campus Ciudad de México fue plagiada cuando manejaba su vehículo por calles de la Delegación Iztapalapa. La cantidad exigida no fue revelada pues los delincuentes fueron capturados.

Las víctimas de secuestro han sido comerciantes, empleados de oficina o tiendas, estudiantes, transportistas, amas de casa, profesionistas, niños y hasta personas de la tercera edad, de acuerdo con datos de la Policía Federal.

La hipótesis de un agente de la corporación es que ahora, el modus operandi es mostrar un bajo perfil y aunque el dinero es menos que el obtenido por el plagio de un artista, empresario o político de alto nivel, es más constante.

"Sí, es una tendencia ante la visión de que hay impunidad en los secuestros, aunque no se sea cierto porque hay más de 10 mil secuestradores en proceso penal, dijo José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

"Las bandas no son totalmente desarticuladas, hay algunas autoridades de seguridad pública que están coludidas y eso alienta a nueva gente a migrar al secuestro".

La Policía Federal refiere que las bandas de plagiarios interceptan a sus víctimas en las inmediaciones de sus domicilios, negocios o escuelas. Operan en grupos de dos o tres sujetos, quienes portan armas cortas para amagar y trasladarlas a una casa de seguridad. Como medida de presión envían a los familiares videos que muestran cuando son agredidos psicológica y físicamente.

El secuestro en México cerró en 2011 con mil 326 denuncias ante el Ministerio Público del fuero común y con mil 78 en el fuero federal, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

El 46 por ciento de los secuestradores detenidos por la Policía Federal, en lo que va del sexenio, opera en el Estado de México, el Distrito Federal e Hidalgo.

No obstante, los estados con más alto índice de plagios son Michoacán, Tamaulipas, Edomex y Chihuahua, refiere el SNSP.

Informes de la Policía Federal indican que mil 756 plagiarios fueron detenidos hasta el 22 de diciembre. De ellos, el 30 por ciento, es decir 526, tenían vínculos con el crimen organizado, principalmente con el Cártel del Golfo y Los Zetas en un 52.8 por ciento; con la Familia Michoacana o Los Caballeros Templarios, en un 32.5 por ciento, y con el Cártel del Pacífico o los Beltrán Leyva, en un 10.2.

Fuentes militares explicaron que el secuestro y el cobro de piso, son una vía de financiamiento para las organizaciones criminales para continuar con la disputa de plazas y territorios.

Para Ghaleb Krame, experto en seguridad pública, la investigación del secuestro se torna difícil debido a que las víctimas prefieren no denunciar ante el temor de represalias por parte de los grupos criminales.

"Lo que ha cambiado no sólo es la actitud de los secuestradores sino de los familiares o de las personas a quienes se les pide el rescate, han optado por no hablarle a la autoridad y mejor contratar negociadores particulares.

"Para terminar, las víctimas de alto nivel prefieren ya no avisar a la Policía", consideró el académico de la Alliant International University, campus México.