Por eso van a perder el poder

La grave situación de secuestro que hoy vive México, no tiene precedentes en ninguna parte del mundo.

Colombia es el país que había experimentado los peores niveles de secuestro. En 1999 alcanzó su máxima cifra con 2 mil 587 plagios y una tasa de 62 por cada millón de habitantes. Pues México en 2010 alcanzó la cifra 2 mil 726 secuestros “convencionales” más alrededor de 22 mil cometidos contra migrantes, según la CNDH. De modo que México tiene una tasa de 220 por cada millón de habitantes: 3.5 veces más que el récord mundial e histórico de Colombia en 1999.

Pues en medio de esta tragedia nacional, a los diputados federales Jaime Arturo Vázquez Aguilar (sin partido) y Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez (del PRI) se les ocurrió que había que reformar leyes para obligar a los propietarios de vehículos blindados a figurar en un registro especial y portar en sus unidades un holograma que las identificara, pues para estos legisladores quienes tratan de protegerse no pueden ser sino capos del narco.

Esta medida absurda amenazaría gravemente la seguridad de personas inocentes cuyo “pecado” es querer evitar ser secuestrados. El registro de propietarios de blindados será una lista de secuestrables, un tesoro para los secuestradores que podrán comprar tan fácil como se puede comprar en Tepito el listado de usuarios de teléfonos móviles del Renaut.

Para echar abajo este regalo legislativo a los plagiarios, representantes de organizaciones civiles y de empresas blindadoras de vehículos, nos reunimos el 28 de junio con José Luis Ovando (PAN), Presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados. Él dio su palabra de que el dictamen de la iniciativa de Vázquez y Acosta sería en sentido negativo, pero durante la reunión de la citada Comisión del 3 de agosto constatamos que la palabra de Ovando no vale nada: a insistencia de él, la nefasta propuesta fue aprobada y pasará al pleno para que se convierta en ley.

Los panistas se preguntan por qué en las encuestas de cara a 2012 van tan abajo. La respuesta es simple: porque los ciudadanos les van a cobrar que bajo administraciones panistas hay más secuestros e inseguridad que nunca y que los panistas apoyen medidas para favorecer a los plagiarios.