Los secuestradores adoptan nuevas técnicas

En los “secuestros virtuales” se están utilizando decenas de líneas telefónicas de Telmex “no asignadas”

Crecen extorsiones en forma explosiva porqué después de 11 años la ciudad de México ha padecido casi 10 mil secuestros

En el Distrito Federal comparativamente más secuestros que en Colombia

El 65% de los secuestros en la Ciudad de México

  1. En los últimos meses se ha producido en la ciudad de México un crecimiento explosivo de los llamados “secuestros virtuales”, que ha venido a acrecentar el sentimiento de zozobra en la sociedad.

Los delincuentes realizan llamadas telefónicas a las víctimas, muchas veces elegidas al azar, para exigir el pago inmediato de rescates a cambio de respetar al vida de sus familiares, los cuales en realidad no están privados de la libertad.

Las cantidades despojadas a las víctimas van desde los 2 mil o tres mil pesos hasta los cientos de miles de pesos. Asimismo los pagos de las extorsiones no se hacen siempre en dinero sino también en tiempo aire para teléfonos celulares de pre-pago, joyas y otros objetos de valor.

Un solo extorsionador puede efectuar decenas de llamadas en un día y concretar hasta 12 o más extorsiones.

Esta combinación entre estafa y extorsión solamente es posible porque existe un clima previo de temor con una firme base objetiva: al cabo de una década miles de capitalinos hemos sido víctimas de secuestros verdaderos, ya sea de alto impacto o “exprés”. Los delincuentes explotan este miedo y la espontánea reacción que todos tenemos de sacrificar lo que sea y sin mayor reflexión, con tal de que nuestros familiares no sufran.

  1. Inicialmente los “secuestros virtuales” eran cometidos y dirigidos por delincuentes presos que utilizaban las mismas casetas telefónicas en los penales o teléfonos celulares que funcionan con fichas de pre-pago.

Ahora los hampones además están utilizando métodos más sofisticados y preocupantes, porque revelan que disponen de mayores recursos económicos, organización y acceso tanto a información privilegiada como a las redes de telefonía.

Tenemos conocimiento de que grupos de delincuentes se concentran en casas o “cuevas” de colonias del Distrito Federal y el Estado de México para realizar cientos de llamadas telefónicas por día. Sin embargo ya no utilizan principalmente teléfonos celulares o públicos, sino líneas de la empresa Teléfonos de México que no están asignadas. Y esta operación se realiza de tal manera en que no es fácil determinar cual es el preciso origen de las llamadas de los extorsionadores.

Insistimos: para saber que líneas no están dadas de alta y utilizarlas fraudulentamente, se requiere información privilegiada de la propia empresa.

Por tanto demandamos:

-       Que las procuradurías General de la República, del Distrito Federal y del Estado de México investiguen la operación de estos grupos de extorsionadores y su utilización de la infraestructura de Teléfonos de México.

-       Que esta empresa realice una investigación interna y adopte las medidas necesarias para impedir el uso de su red para la comisión de estos delitos.

-       El gobierno federal y de las entidades federativas atiendan ya, de una vez por todas, nuestra exigencia de que los secuestradores – los cuales se encuentran detrás de las extorsiones descritas – sean confinados en prisiones de alta seguridad.

-       Que las condiciones de seguridad en dichos centros se tornen más rigurosas: prohibición de uso de comunicación telefónica en cualquier forma; visita a internos exclusivamente en locutorios y comunicación solamente a través de interfón; supresión de visita íntima; restricciones a las visitas de los abogados defensores; solamente debe autorizarse a un abogado por interno.

3. Ante la eventualidad de ser víctima de los extorsionadores, hacemos las siguientes sugerencias al público en general:

-       En caso de recibir una llamada amenazante, demande al agresor alguna prueba de que en efecto el familiar que dice tener privado de la libertad de veras lo está o si cuando menos lo conoce.

-       Trate de verificar por otros medios que el familiar o allegado supuestamente secuestrado de veras no aparece o por el contrario se encuentra en donde debería estar.

-       Trate de comunicar a las autoridades lo antes posible que está sufriendo una extorsión. Puede llamar a los teléfonos 01 800 900 234, 53 46 24 08 y 53 46 24 11 de la Agencia Federal de Investigaciones de la Procuraduría General de la República y 52 00 90 00 de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, así como al servicio de emergencias 061.

-       En caso de comprobar que se trata de un engaño y que sus familiares se encuentran con bien pero los extorsionadores insisten, sin entrar en confrontaciones evite hablar con ellos.

-       Tome nota detallada de todo el evento para informar y denunciar a las autoridades

-       Denuncie los hechos ante el ministerio público, aun si la extorsión quedó en grado de tentativa.

-       Corra la voz, no permita que estafen a otros.

  1. Reiteramos: no sería factible la comisión de “secuestros virtuales” si no hubiera habido miles de secuestros reales en la ciudad de México y en otros puntos del país.

Al cabo de de 11 años, entre 1994-2004 se habrían cometido, cuando menos 9,664 secuestros en la ciudad de México, esto es, en el Distrito Federal y los municipios conurbados del Estado de México.

Esta cifra se construye a partir de lo siguiente:

-       Entre 1994 y 2004 en el Distrito Federal fueron denunciados 1,180 secuestros de alto impacto.

-       Se estima que una cantidad igual de secuestros de alto impacto no fueron denunciados

-       En ese mismo lapso fueron denunciados 1,870 secuestros exprés, un promedio de 170 por año. Pero por cada secuestro exprés denunciado, dos no se denuncian. Luego, en realidad ha habido 5,610 secuestros exprés en el Distrito Federal desde 1994.

-       En el Distrito Federal se han registrado entonces 7,970 secuestros desde 1994 (sumados los de alto impacto y los exprés).

-       En el Estado de México entre 1994 y 2004 se denunciaron 706 secuestros de alto impacto, de los cuales 565 correspondieron a los municipios conurbados (el 80% del total). Además ocurrieron aproximadamente 339 secuestros de alto impacto no denunciados y 790 secuestros exprés.

-       En suma en los municipios conurbados ocurrieron 1,694 plagios, que sumados a los 7,970 del Distrito Federal, dan un gran total de 9,664 secuestros para la ciudad de México.

  1. Según la Agencia Federal de Investigaciones en 2004 fueron denunciados 428 secuestros de alto impacto en el país, de los cuales 197 habrían ocurrido en el Distrito Federal y 80 en los municipios conurbados. De ser así, entonces el 65% de los plagios estarían ocurriendo en la ciudad de México.
  2. Conforme a información estadística oficial, podemos asegurar que el Distrito Federal presenta una incidencia de secuestros superior a la de Colombia y que la ciudad de México es la urbe del mundo con mayor incidencia de plagios con fines de extorsión.

Asimismo, mientras que en otras ciudades del mundo - otrora afectadas por el secuestro - ha habido reducciones notables, no ha sido el caso de la capital de México.

Según datos de la Agencia Federal de Investigaciones entre 2003 y 2004 la incidencia de secuestros denunciados de alto impacto en México podría haber disminuido en más de un 24%. Las disminuciones más notables habrían acontecido en Baja California, Chihuahua, Guerrero y Nuevo León. Pero sin dejar de lado otras zonas del país, la mayor parte del problema se concentra en la ciudad de México.