Para erradicar el secuestro, lo primero es la voluntad política

Son varias las razones de que México y especialmente en su ciudad capital haya una altísima incidencia de secuestros: protección policial; encarcelamiento de plagiarios detenidos en reclusorios de baja seguridad, desde donde algunos cabecillas siguen operando o de los cuales logran fugarse; las bandas no son completamente desarticuladas y algunos de sus integrantes que no son capturados se reorganizan y siguen plagiando.

Asimismo, algunos secuestradores están libres por la benevolencia de los jueces; hampones dedicados a otros giros criminales en los que actúan con impunidad migran hacia el secuestro; hay una percepción entre los delincuentes y buena parte de la población acerca de que el secuestro es un negocio criminal con altas ganancias y pocos riesgos, aunque esto último sea falso.

Pero la razón principal de que el problema siga sin resolverse es la falta de voluntad política, tanto de las autoridades locales como de las federales.

Descarga presionando ¡AQUÍ!