Doble secuestro y ejecución en Tamaulipas

Pese a que se pagó un rescate de 50 mil dólares por cada uno, el microempresario regio Arnoldo Cañamar y el desarrollador matamorense Fernando Lugo Nieto fueron asesinados en Matamoros, Tamaulipas, luego de ser secuestrados.

El doble plagio ocurrió el miércoles y los cuerpos, atados de manos y vendados de los ojos, aparecieron el sábado en un canal de aguas negras al oriente de Matamoros, revelaron ayer familiares de Lugo en una manifestación ciudadana que denunció el crimen.

Aunque los manifestantes no dieron el nombre del nuevoleonés, fuentes oficiales en Tamaulipas y Nuevo León confirmaron que se trata de Cañamar, que tenía su domicilio en el municipio de Santa Catarina y vivía con su esposa y tres hijos.

Los informantes señalaron que el microempresario, que tenía un negocio de climas, y Lugo fueron secuestrados cuando viajaban de Monterrey a Matamoros.

El motivo del viaje, explicaron, fue el cerrar un trato relacionado al negocio, pero no se ahondó más en el tema.

Hasta anoche, ninguna autoridad había informado oficialmente del caso, pero fuentes de la Agencia Estatal de Investigaciones de Nuevo León descartaron una indagatoria y recalcaron que la Procuraduría de Tamaulipas no había solicitado apoyo.

En la manifestación de ayer, unas 300 personas vestidas de blanco acudieron a la Plaza Principal de Matamoros para demandar justicia portando un retrato de Lugo, conocido desarrollador industrial, constructor y gasolinero local.