La PGR se retracta contra Generales

En un hecho sin precedente, la Procuraduría General de la República reconoció ante un juez federal que no tiene ninguna prueba que confirme las declaraciones de los testigos protegidos que incriminaron al General Tomás Ángeles Dauahare de proteger al Cártel de los Beltrán Leyva.

La revelación de la PGR también fue informada a otros cinco militares que fueron acusados en el mismo caso.

El 15 de enero pasado, la dependencia a cargo de Jesús Murillo Karam admitió de manera inédita que no pudo corroborar los dichos de "Jennifer" y Sergio Villarreal, "El Grande", en la investigación que llevó a la cárcel al Divisionario, de acuerdo con documentos judiciales.

"Por lo que hace al procesado Tomás Ángeles Dauahare, los deposados (las declaraciones) de los testigos protegidos colaboradores no se encuentran corroborados con medio convictivo alguno, salvo el hecho de que el encausado fue servidor público de la Secretaría de la Defensa Nacional, sin que al día de la fecha se cuente con probanza alguna para confirmar los dichos de 'Jennifer' y 'Mateo'", dice el oficio DGCPPAMDO/707/2013 de la PGR.

Este documento fue entregado al juez tercero de distrito en Procesos Penales Federales de Toluca, Raúl Valerio Ramírez, quien apenas ayer por la tarde lo hizo del conocimiento del General Ángeles y de los otros militares acusados.

La PGR hizo este reconocimiento luego que el defensor del General, Ricardo Sánchez Reyes Retana, solicitara al juez que requiriera a la SEIDO para informar si había o no confirmado las afirmaciones de estos dos testigos colaboradores que involucraron al militar con el narco.

Ángeles solicitó el jueves cerrar su juicio y dictarle sentencia con base en las declaraciones de los testigos protegidos, renunciando a interrogarlos ante un juez. Se espera que este martes el juez dicte el cierre del proceso penal iniciado por delincuencia organizada a Ángeles.

"Jennifer" y "Mateo", el nombre clave de "El Grande", declararon en varias ocasiones que Ángeles Dauahare ayudó a Édgar Valdez Villarreal, "La Barbie", para conseguir la protección de militares en el desembarque de aviones con cocaína en los aeropuertos de Cancún, Toluca y Cuernavaca.

Para el abogado del General, Ricardo Sánchez, el hecho de que la PGR reconozca que no hay evidencias que confirmen las acusaciones de narcotráfico que provienen de los testigos protegidos es una buena noticia que le ratifica su idea de que el Divisionario no debió llegar siquiera a ser juzgado.

Apenas el jueves pasado, un tribunal federal con sede en Guanajuato ratificó el auto de formal prisión dictado en contra del General Ángeles Dauahare y los otros militares acusados.