PFs peleaban botín en el AICM

La balacera del pasado 25 de junio en el aeropuerto capitalino derivó de un pleito entre agentes involucrados en la disputa por el botín que les dejó el tráfico de drogas y no de un operativo para capturarlos, como aseguró Luis Cárdenas Palomino, jefe de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal.

De acuerdo con nuevos videos y testimonios de los hechos en la agresión, donde murieron 3 policías federales, participaron en realidad al menos 10 agentes y no 5, como lo señaló la SSP.

Ese día, tras el aterrizaje del vuelo 019 de Lima, Perú, en el que llegó un paquete presumiblemente de cocaína, los videos exhiben que es el agente Daniel Cruz García quien lo recoge en el baño y luego sube por las escaleras del área de migración.

La versión de la Secretaría de Seguridad Pública lo identificó como Zeferino Morales Franco.

En las imágenes, indicaron las fuentes, se observa al policía recorrer diversos sitios en sentido contrario al flujo normal de la circulación de las personas mientras habla por celular. De esta forma llega a las salas de última espera, a un filtro conocido como "Metro", y luego se pierde en el área pública de la Terminal 2 sin que ninguna autoridad lo detecte.

Media hora después, un grupo de 6 agentes discute en el restaurante California del aeropuerto. El pleito, de acuerdo con las fuentes, es porque no se ponen de acuerdo sobre "un negocio". Esos agentes abandonan el restaurante y se dirigen al área de comida rápida, punto ciego para las cámaras de videovigilancia.

Según los testigos, es justo entre reclamos que se desata la balacera y fallecen Josué Adán Matadamas Cota y Enrique de Jesús Pacheco Valdez, quien vestía de civil y estaba en su día de descanso.

Aparentemente, algunos uniformados tratan de escapar por el elevador y son enfrentados por Fidel Rojas Martínez, quien fue herido y posteriormente fallece.

En el lugar de los hechos fueron encontrados de 18 a 20 casquillos percutidos.

Las cámaras registraron, además, que segundos antes, durante y después de la balacera otros 4 federales que se encontraban en los pasillos ambulatorios llegaron al lugar del enfrentamiento.

Así, mientras la gente corre, 2 agentes observan los hechos sin alterarse, no brindan apoyo y sólo hablaban por celular.

Luego del tiroteo, las cámaras muestran que Morales Franco y Cruz García escapan por las escaleras ubicadas a un costado del estacionamiento y corren hacia Avenida Hangares atravesando el sitio de taxis.

Sin embargo, según testimonios oficiales, el resto de los involucrados desciende por las escaleras eléctricas del ambulatorio principal y por las ubicadas abajo del restaurante California, donde incluso se hallaron manchas de sangre.

En la versión que dio a conocer la SSP el 28 de junio se informó de la participación de otro policía federal de nombre Bogard Felipe Lugo de León como el jefe de los narcoagentes, que huyó en una camioneta.

En esta versión no hay ninguna referencia a él, pero no se descarta que sea uno de los agentes que escapó.