El nuevo mapa de los cárteles en México

Al inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto operaban en México ocho cárteles de la droga y el crimen organizado bien identificados.

El Cártel del Pacífico, Zetas, Arellano Félix, La Familia, Caballeros Templarios, Nuevo Cártel Juárez, Cártel del Golfo y Los Beltrán Leyva.

A tres años esos grupos se achicaron de manera notable y sólo creció el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) -desprendimiento del Cártel del Pacífico de El Chapo Guzmán-, y que en 2013 tenía presencia en Jalisco, Colima, Michoacán y Veracruz.

Pugnas en el Cártel del Pacífico expulsaron al CJNG, Los Mata Zetas, El Comando del Diablo y El Cártel de la Laguna. Así, CJNG dejó de ser brazo armado del Cártel del Pacífico para convertirse en independiente. Para 2015 el grupo se extendió al Distrito Federal, Morelos, Guerrero, Guanajuato, Nayarit, San Luis Potosí y Quintana Roo.

El 1 de mayo de 2015, al derribar un helicóptero militar -donde murieron ocho uniformados y un Policía Federal-, el CJNG se convirtió en el más poderoso, no solo por su influencia en el territorio nacional y el DF, sino por su capacidad de fuego.

Por eso, el Departamento del Tesoro y la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés), ingresó al CJNG en su lista de líderes del narcotráfico que más expandieron su "imperio criminal". También agregó a Los Cuinis.

En tanto, Los Mata Zetas operan como Nuevo Cártel del Golfo con 12 células: Metros, Rojos, Grupo Lacoste, Grupo Dragones, Grupo Bravo, Grupo Pumas, M3, Los Fresitas, Los Sierras, Los Pantera, Ciclones y Los Pelones.

A su vez, el Cártel del Pacífico redujo su influencia a sólo seis estados en los que operan Gente Nueva, en Chihuahua y Sinaloa; Los Cabrera, en Chihuahua y Durango; La Barredora, en Guerrero; el Cártel de La Laguna, en Durango y Coahuila; los grupos de El Águila y El Tigre, en Baja California y Los Artistas y Los Mexicles, en Chihuahua.

El Cártel de Los Arellano Félix o Cártel de Tijuana se achicó notablemente y sólo tiene presencia en Baja California, con las bandas de El Chan, El Jorquera y El Kieto.

También se achicó La Familia Michoacana, fundada por Nazario Moreno y Jesús El Chango Méndez y sólo mantiene presencia en Morelos, Guerrero y México. Sus células se hacen llamar La Nueva Empresa (que es un grupo desertor) y La Empresa.

Guerreros Unidos es una escisión de Los Beltrán Leyva y se les involucra en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Ese grupo prácticamente fue extinguido luego de esa desaparición colectiva. El grupo original de Los Beltrán Leyva mantiene presencia en Sinaloa, Sonora, Guerrero, Aguascalientes y Baja California Sur, a través de Los Mazatlecos, El 2 mil, Los Granados, Los Ardillos, La Oficina y el Cártel Independiente de Acapulco.

Otro que se achicó fue el Cártel de Juárez o de Los Carrillo Fuentes que ya sólo opera en Chihuahua con células llamadas La Línea y Los Aztecas que aún hacen frente a las bandas de Sinaloa que tomaron el control del estado.

Igualmente Los Caballeros Templarios se debilitaron tras el abatimiento de Nazario Moreno, El Chayo, y la captura de Servando Gómez, La Tuta. Mantiene presencia en Michoacán, Guerrero, Guanajuato, Morelos, Jalisco, México, Colima, Quintana Roo y Baja California.

Los Zetas mantienen su presencia en Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Guanajuato, Tabasco y Quintana Roo, con los grupos Sangre Zeta, Grupo Operativo Zeta, Comando Zetas, El Círculo, El Extranjero, Unidad Zeta, Néctar Lima, Grupo Delta Zeta y Fuerzas Especiales Zeta. Algo se hace bien. Al tiempo.