Narcos burlan a fuerzas federales

La práctica de los cárteles de detener autobuses para reclutar a jóvenes obligándolos a trabajar para ellos está de regreso en Tamaulipas, pese a la operación de las fuerzas federales en el Estado y el patrullaje de la Policía Federal en las carreteras.

Así lo reveló el comandante Luis Norberto Montoya, coordinador estatal de la Policía Federal.

Durante la semana pasada, a través de las redes sociales, se reportaron tres asaltos contra autobuses de pasajeros en vías del sur del Estado, en el tramo Aldama-Manuel, hechos que después fueron confirmados de manera extraoficial por corporaciones federales de seguridad.

"(En las redes sociales) se manejó como asalto", expresó ayer Montoya, "pero en realidad no asaltaron a la población. Son de los grupos delincuenciales que quieren hacerse de gente".

El comandante atribuyó estas acciones al desgaste que ha tenido el crimen organizado ante la nueva estrategia de seguridad federal lanzada el pasado 13 de mayo en Tamaulipas.

"Eso indica que estamos ganándoles terreno", justificó.

Tras la intercepción de autobuses en las carreteras de la entidad, se reforzaron los operativos para evitar que se presenten nuevos incidentes.

"Donde fue el incidente (Aldama) hemos estado haciendo operativos muy constantes, donde hemos detenido gente", afirmó.

En agosto de 2010, la Marina encontró a 72 ejecutados, la mayoría migrantes, en un rancho de San Fernando, quienes tras ser bajados de autobuses y presuntamente rechazar sumarse a las filas del crimen, fueron asesinados.

Luego, en marzo del 2011, un grupo armado secuestró a pasajeros de autobuses, también en San Fernando, seleccionando sólo a hombres jóvenes con la intención de reclutarlos por la fuerza, según declararon testigos.