Ahora México se parece mucho más a Colombia

La ejecución de Rodolfo Torre Cantú implica un cambio de fase en la escalada de violencia y encamina la situación de inseguridad del País por el mismo trayecto que recorrió Colombia hacia finales de los 80, advirtieron especialistas.

"Esto es ya una escalada que nos lleva a dos puntos, a una etapa superior de la violencia y si fue el crimen organizado estaría en relación con lo que ocurrió en Colombia a fines de los 80, el crimen organizado llevando a cabo una etapa previa a otras que pueden venir, como el terrorismo y la siguiente que es querer el poder", dijo René Jiménez Ornelas, especialista en seguridad del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Opinó que acciones como ésta producen miedo en la sociedad y que la ganancia es para los delincuentes que seguirán escalando en la medida de la ingobernabilidad y de la abstinencia electoral en esta jornada. Por ello consideró que se requiere una estrategia diferente donde la ciudadanía sea parte medular.

Por su parte, Samuel González, quien fue titular de la extinta Unidad Especializada en Delincuencia Organizada, apuntó que con esto México se acerca pero aún no llega a los niveles más críticos de violencia.

"Este fue un candidato, pero lo vimos en Colombia, donde hubo muchos candidatos hasta presidenciales asesinados por la delincuencia organizada por varias razones, algunos por luchar, otros por no cumplir, pero en cualquier caso sí es un asunto muy grave contra la democracia. Todavía no son los puntos más críticos, estamos hablando de un candidato a la gubernatura, pero pueden ser cosas más graves", comentó.

Agregó que México debe seguir el modelo colombiano en el que el primer paso fue el desmembrar a empresas criminales.

"Estamos entrando, a pesar de que nos lo dijeron los colombianos que de buena fe vinieron a asesorarnos, en esa escalada de violencia de cuando Pablo Escobar quiso someter al estado colombiano y quiso compartir el monopolio de la violencia con ellos, ahí estamos. Está pasando precisamente el mismo camino de colombianización a la violencia y no de colombianización hacia la paz", resaltó por su parte José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.