San Pedro Sula, la segunda más violenta de América

Mientras la media mundial es de 8 personas asesinadas por cada 100 mil habitantes, en Honduras ese rango se disparó a 66.

La realidad se agrava en San Pedro Sula, donde el promedio de víctimas por cada 100 mil habitantes es de 119, lo que la convierte en la ciudad más peligrosa de Centroamérica y segunda más violenta de América después de Ciudad Juárez.

De acuerdo a cifras de expertos internacionales, entre las diez ciudades más peligrosas en cuanto a asesinatos figuran Juárez, Culiacán y Chihuahua de México; además de San Pedro Sula y Tegucigalpa que tienen una media de 69 homicidios por cada cien mil habitantes.

Al respecto, Leonel Sauceda, portavoz de la Secretaría de Seguridad dijo que en el caso de San Pedro Sula, la media se eleva porque personas heridas en el resto del valle de Sula, morían en los hospitales de esta ciudad.

Además, dijo, algunos muertos de esa misma zona eran trasladados a la morgue sampedrana estableciendo esa ciudad como lugar de procedencia de la víctima, por lo que podría ocurrir que esa información no sea tan exacta, precisó Sauceda.

“Sólo tenemos 4 meses”

Por su parte, el ministro de Seguridad, Óscar Álvarez, expuso en una conferencia ofrecida en el Foro de Seguridad “Un reto para el país”, organizado por la Universidad Tecnológica Centroamericana, Unitec, que los enfoques en el tema de seguridad a veces son simplistas.

Sobre la actuación de la Policía Nacional, Álvarez expuso que la población dice que no se hace lo suficiente.

“Yo quería tocar lo que hacemos, lo primero es la policía, mano dura, represión del delito, que es el más fácil y el más ventajoso, políticamente; y segundo el enfoque es una estrategia integral, tocando salud, educación, trabajo, pero tenemos cuatro meses y las personas quieren que sigamos reprimiendo para sacar al país de esta situación, pero el plan es más integral”, afirma.

Buscamos dejar un país en paz y tranquilidad pero encontramos instituciones muy débiles, actúan en el liderazgo de una persona”, señala al reconocer que no se puede seguir permitiendo que la policía espere que el ministro diga qué operativo hacer.

Se debe exigir

Por su parte, Reina Rivera, directora del Observatorio de la Violencia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Pnud, señaló que efectivamente SPS llegó a una tasa de 137 homicidios en 2009, es la ciudad que tiene la tasa de homicidios más altas del país, y en un estudio de la Universidad de La Florida se le consideró la ciudad del secuestro.

Pero en relación a San Pedro Sula no todo es malo ya que se reconoce que la ciudad es un polo de desarrollo, organizada en viabilidad y con un notorio crecimiento de la ciudad.
Por ello sugiere, que se deben buscar respuestas locales en el propio municipio, “no dejar que la policía resuelva todos los problemas, se necesita que el gobierno local se involucre, que la empresa privada se involucre, que distintos sectores se involucren”.

“Honduras es un país donde parte de la droga se queda, un país donde la juventud no tiene oportunidades y hay iniciación temprana en actividad de maras y pandillas; pero un país donde; además, hay impunidad, donde el sistema de justicia de alguna manera no atiende los crímenes de corrupción, no atiende los crímenes de crimen organizado, un sistema de justicia que no es independiente, las razones son varias”, señaló.

“Con tantos escenarios necesitamos respuestas de distinto tipo, no sólo policiales, pero sí hay que exigir que la policía con los recursos que recibe en una década, ha subido en un 500 por ciento, sea efectiva, por lo menos en los crímenes más graves para la sociedad, hablamos de sicariato, de crimen organizado, de secuestro, en eso tenemos que pedirle mayor efectividad a la policía”, agregó.

A trabajar en unidad

Por su lado, Hugo Acero, quien fungió como secretario de Seguridad durante nueve años en Bogotá, ciudad con 8 millones de habitantes, dijo que lo primero que hicieron en su país para detener y luego disminuir los crímenes fue lograr que las distintas instituciones trabajaran en equipo.

Se refiere a la Policía, las fuerzas militares, la Fiscalía, el Consejo de judicatura que manejan los jueces y otras instituciones de desarrollo social para intervenir sitios de alta violencia y delincuencia.

Por otro lado, José Antonio Ortega Sánchez, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México, fue quien indicó las diez ciudades más peligrosas del mundo y entre ellas situó a SPS y a Tegucigalpa, usando cifras oficiales del Pnud.

“Las diez ciudades más peligrosas del mundo coinciden con nuestro continente. La violencia homicida la tenemos en nuestro continente y está ligada al trabajo del crimen organizado con el narcotráfico.

Ciudad Juárez, Culiacán y Chihuahua, tienen tasas que están entre las diez ciudades más peligrosas del mundo, pero está también San Pedro Sula y Tegucigalpa”, acotó.