Bajan los castigos y sube la impunidad

En 2012, el homicidio doloso alcanzó niveles históricos de impunidad en que, de cada 100 asesinatos cometidos, sólo en 16 casos los culpables recibieron una sentencia condenatoria, reveló José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

Con base en la estadística judicial del Inegi publicada recientemente, explicó, en 2012 se registraron 26 mil 119 homicidios dolosos, y 4 mil 261 homicidas recibieron condena; mientras que en 2011, se sumaron 4 mil 412 condenas.

"La de 2012 es la segunda tasa de castigo más baja desde 1997 y casi tres veces más baja que la alcanzada en 2005. De hecho, a partir de 2007 el número de condenas por homicidio es cada vez menor. En lugar de que las procuradurías de las entidades federativas se afanaran cada vez más en capturar asesinos y lograr cada vez más condenas, actuaron del modo contrario", expuso Ortega en conferencia de prensa.

Como efecto directo de la tendencia a la baja en sentencias condenatorias, añadió, el homicidio incrementó 141 por ciento de 2006 a 2011, al pasar de 11 mil 775 a 28 mil 375 casos.

Las entidades con menos homicidas condenados durante el año pasado, agregó, fueron Coahuila con 60; Tamaulipas, con 114; Chihuahua, con 145, y Guerrero, con 182.

Ortega destacó que en estados como Chihuahua, Durango, Sinaloa y Coahuila, el número de homicidios dolosos presenta una tendencia a la baja, que corresponde a las acciones del Gobierno federal en el combate al crimen organizado, y a la dominación de un grupo criminal sobre otro en un mismo territorio.

Por otra parte, el secuestro presenta los niveles de impunidad más bajos registrados, con una tasa de castigo del 97 por ciento, tomando en cuenta las sentencias dictadas de 1997 a 2012, dadas a conocer por el INEGI.

En 2012, de mil 317 secuestros denunciados, se dictaron mil 179 condenas, es decir, 90 de cada 100 plagios fueron castigados.

Ortega recomendó tomar con caución dicha cifra, dado que el secuestro es uno de los delitos menos denunciados, con una cifra negra mayor al 90 por ciento.

"La tendencia actual es que bajan los castigos y sube la impunidad, excepto en el secuestro. Entonces, ¿por qué el secuestro va a la alza?

Porque las cifras están siendo rasuradas para aparentar una incidencia menor, o porque los grandes grupos criminales siguen incursionando en el secuestro", afirmó.

En tanto, por el delito de robo, por 709 mil 259 delitos registrados, 44 mil 901 individuos fueron sentenciados, es decir, una tasa de 6.33 condenas por cada 100 robos.

En 2011, se registraron 47 mil 625 sentencias por robo; mientras que el año con mayor número de culpables condenados por el delito fue 2008, con 59 mil 483.

Por el delito de extorsión, que el año pasado registró 7 mil 272 denuncias, el INEGI no dio a conocer el número de delincuentes condenados, puntualizó Ortega.

Para 2008, señaló, 7 de cada 100 casos de extorsión terminaba con una sentencia; no obstante, la estadística dejó de proporcionarse en 2009, sin mediar explicación por parte del INEGI.