Galván inculpó a generales

El ex secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, tenía un "muy especial" interés en llevar a la cárcel al General Tomás Ángeles Dauahare y otros 5 militares que fueron acusados de vínculos con el crimen organizado, declaró uno de los Generales presos por el mismo expediente.

El General de Brigada Rubén Pérez Ramírez aseguró que fue amenazado por militares y de parte del General Galván, para firmar declaraciones falsas donde confesaba delitos e incriminaba a los demás Generales que fueron consignados junto con Ángeles Dauahare.

Noticias MVS ayer difundió un testimonio que Pérez entregó en enero pasado al Juzgado Tercero de Distrito en Procesos Penales de Toluca, donde señala que sus declaraciones ministeriales en realidad fueron fabricadas y que fue coaccionado por elementos del Estado Mayor de la Defensa, para firmarlas.

Pérez Ramírez fue comandante de Guarnición de Cancún de diciembre de 2006 a agosto de 2007 y el año pasado, antes de ser detenido, se desempeñaba como comandante de la 22 Zona Militar en el Estado de México, donde compartió el pódium de eventos oficiales con el hoy presidente Enrique Peña Nieto.

Según el reporte, el Estado Mayor de la Sedena, que a fines del sexenio pasado estuvo a cargo del General Carlos Demetrio Gaytán Ochoa, uno de los contendientes a secretario de la Defensa, lo requirió en tres ocasiones para presentarse a declarar ante la PGR y en todas las ocasiones le pidieron firmar testimonios falsos.

La última vez acudió, los Generales Ángeles y Roberto Dawe González acababan de ser detenidos, el 15 de mayo de 2012. Aquella ocasión, según Pérez, un oficial de Inteligencia Militar le advirtió que debía colaborar, porque se trataba de un asunto de interés para Galván.

"'Trate de colaborar en este asunto, hay un interés muy especial por parte del señor secretario, si usted lo hace, estoy seguro que lo van a ayudar y no tendrá ningún problema, de otra manera, tengo conocimiento que estas personas no tendrán ninguna consideración y lo van a consignar'", recuerda Pérez Ramírez que le dijo aquel militar.

El expediente contra los Generales refiere que en una ocasión Dawe llamó por teléfono a Pérez, cuando era jefe de guarnición en Cancún, para pedirle que ayudara a sus hijos a conseguir unos descuentos en unos hoteles, porque estarían de vacaciones en la Riviera Maya.

Pérez en sus testimonios ministeriales refirió que, después de esta llamada, en lugar de que llegaran los hijos de Dawe, fueron dos presuntos delincuentes a verlo para ofrecerle sobornos a cambio de que protegiera los aterrizajes de vuelos con cocaína en el Aeropuerto cancunense, lo que afirma que no aceptó.

Ahora, en el testimonio que presentó en enero, Pérez declaró que esas declaraciones a su nombre son falsas, que las escribieron militares adscritos a la SEIDO para reforzar los dichos del testigo protegido "Jennifer", quien había manifestado que él fue quien hizo tratos con el General en Cancún.