Militares habrían utilizado a la PGR

El General Tomás Ángeles Dauahare fue víctima de un complot de militares que utilizaron a la PGR para acusarlo falsamente de narcotráfico, afirmó José Cuitláhuac Salinas Martínez, ex subprocurador en Delincuencia Organizada de la PGR.

"La Procuraduría fue utilizada por algún personal que podía formar parte del Ejército, militares que estuvieran interesados en perjudicarlo (...) Sería un imprudencia de mi parte señalar quién pudiera ser el autor del complot en su contra.

"La investigación en su conjunto fue dirigida por personal del Ejército, algunos elementos del Ejército", dijo Salinas en entrevistas televisivas y radiofónicas.

De acuerdo con el hoy secretario de un tribunal federal, la entonces Procuradora Marisela Morales instruyó que él no sería enterado de todos los asuntos de la SEIDO, aunque dice que hubo reuniones posteriores donde le pidieron una opinión del caso de Ángeles y manifestó que no había pruebas.

Salinas dijo que el 16 de mayo de 2012, al trascender públicamente la captura de Ángeles Dauahare, llamó para corroborar esta información al militar y titular de la Unidad Antinarcóticos de la SEIDO, Gerardo Salazar Bolaños, quien le respondió que no podía tener conocimiento del asunto.

Reveló que su renuncia a la SEIDO, a dos semanas de que culminara el sexenio de Felipe Calderón, ocurrió en el contexto de unas investigaciones que llevaba a cabo contra altos mandos del Ejército que presumiblemente estaban involucrados con el crimen.

"Sí podría adelantar es que es personal del Ejército que se vinculo en actividades delictuosas de diferente índole", señaló.

Salinas promovió una demanda de amparo el pasado viernes contra una investigación que ahora dice que abrió la SEIDO en su contra y de la cual no le han permitido defenderse.

El funcionario solicitó a Jesús Alberto Chávez Hernández, Juez Décimo Tercero de Distrito en Amparo Penal del DF, obligar a la PGR a informar sobre las indagatorias contra su persona y suspender el ejercicio de la acción penal hasta en tanto le garanticen su derecho de defensa.

"Tengo conocimiento de la posible existencia de investigaciones en mi contra, en el área de la que fui titular, razón por la cual el 4 de abril último presenté (un escrito) dirigido al encargado de la subprocuraduría, en que solicité, en ejercicio del derecho de defensa, fuera citado legalmente en las indagatorias correspondientes a efecto de rendir declaración respecto de los falaces hechos en que me pudiera involucrar", dice el ex subprocurador en su amparo interpuesto el viernes.

En el escrito que entregó hace un mes a Rodrigo Archundia Barrientos, encargado de despacho de la SEIDO, Salinas ofreció pruebas de descargo como lo son reportes de su actividad rendida por el personal de custodia encargado de su seguridad.

También entregó a la subprocuraduría un informe del Director de Apoyo Técnico, responsable de una parte de su escolta, así como el detalle de sus movimientos bancarios y la inspección de su domicilio, y su disposición a rendir declaración ministerial.

"No tengo intención alguna de evadirme de la acción de la justicia, ante lo evidente de las calumnias formuladas en su caso, ni es menester allanar mi domicilio, puesto que también queda a las órdenes ministeriales que jurídicamente procedan", señala el texto que envió a Archundia.