No es la marginación ¡es la impunidad!

El gobierno del Presidente Enrique Peña ha dado a conocer su estrategia para la prevención del delito basada, según sus propias palabras, en –supuestamente- mejorar las condiciones de vida, aumentar las oportunidades y reducir la marginación. Se concentra especialmente en los 50 municipios con los índices más elevados de violencia.

La estrategia es equivocada y no cumplirá sus objetivos explícitos, es decir, reducir la violencia, porque sencillamente ataca la que no es la causa del problema.

Los 10 municipios de más de 100 mil habitantes que en 2012 tuvieron las tasas más elevadas de homicidio son: Acapulco (143 homicidios por cada 100 mil habitantes), Lerdo (97), Nuevo Laredo (73), Cuernavaca (73), Torreón (70) Tecomán (66), Zihuatanejo (65), Iguala (64), Culiacán (62) y Cuautla (50).

Ninguno de estos municipios es de alta marginación, según el estudio de 2010 del Consejo Nacional de Población. De los municipios ordenados de mayor a menor marginación, los 10 con mayores tasas de homicidio, ocuparon las posiciones que van de la 1,907 a la 2,433, de un total de 2,456, es decir, entre los últimos lugares.

Pero esos mismos 10 municipios en conjunto presentan las tasas más elevadas de impunidad, pues en ellos –en promedio- no se castigó en 2011 (no hay datos aún de 2012) ni siquiera a 11 de cada 100 homicidios.

En Acapulco apenas se impuso sentencia condenatoria a los responsables de ¡3.41 de cada 100 homicidios! Ahí, en la impunidad, es donde está la verdadera causa del problema, aunque lograr mayores tasas de castigo no compre tantos votos como repartir subsidios entre quienes NO están cometiendo asesinatos y otros delitos.

La misma política que el presente gobierno pretende aplicar en 50 o más municipios, es la misma que fracasó en Juárez. Ahí ni los subsidios ni las canchas deportivas hicieron que la violencia bajara. Lo que la hizo bajar fue la desarticulación de los grupos criminales y sus bandas de sicarios, que culminó con la captura de José Antonio Acosta Hernández “El Diego”, en julio de 2011. A partir de entonces los homicidios y otros delitos tuvieron un dramático descenso. Y eso es justamente lo que debería hacerse en los otros municipios más violentos del país, no lo anunciado.

Marginación e impunidad en los 10 municipios (de más de 100 mil habitantes) con las tasas más elevadas de homicidios en 2012

Entidad

Municipio

Tasa de homicidios

Posición en marginación

Tasa de castigo de homicidio

Guerrero

Acapulco

142.88

1,932

3.41

Durango

Lerdo

96.72

2,272

3.77

Tamaulipas

Nuevo Laredo

72.85

2336

10.42

Morelos

Cuernavaca

72.66

2,418

6.72

Coahuila

Torreón

69.53

2,433

2.46

Colima

Tecomán

65.79

1,931

30.77

Guerrero

Zihuatanejo

64.70

1,949

1.96

Guerrero

Iguala

64.08

1,907

9.88

Sinaloa

Culiacán

62.06

2,335

7.51

Morelos

Cuautla

49.68

2,226

30.30