Primero inventan un problema y después… ¡lo subsidian!

Ya hemos explicado que la existencia de 1.7 millones o más de supuestos desplazados por la violencia en México es una patraña. Y, como era de esperar, la “solución” de los políticos al problema inventado es subsidiar a las supuestas víctimas con cargo, ¡por supuesto!, para los contribuyentes.

En febrero de 2012 el Congreso Local de Chiapas aprobó una ley para atender a los supuestos desplazados internos en el estado y que impone al gobierno la obligación de proveer alimentación vivienda, vestido, servicios médicos y educación a estas personas ¡Cuantos no van a querer ser ahora “desplazados internos”!

Si en Chiapas hay personas que fueron expulsadas de sus viviendas y tierras, pues la solución es muy simple: usar la fuerza del Estado para de inmediato restituirles sus derechos, pues para eso existe el Estado. Y si para ello es necesario marchar sobre la zona que está controlada por el grupo paramilitar conocido como EZLN, ¿qué espera el gobierno para hacer cumplir la Ley de Amnistía de 1994, violada desde hace años?

Ahora el senador perredista Zoé Robledo presentó una iniciativa -basada en mentiras- para que una ley como la de Chiapas impere en todo el país.

Otro mito que los políticos pretenden sea subsidiado por los contribuyentes es el de los 20,581 supuestos desaparecidos producto de la ola de violencia, según las cifras del Centro de Investigación y Capacitación Propuesta Cívica. Los números que esta organización da, supuestamente provienen de una base de datos que alguien en el gobierno filtró a Los Angeles Times. Pero cuando se examina esta información, se revela el engaño.

Resulta que de los 20,581 supuestamente desaparecidos, el 34% eran habitantes del Distrito Federal ¡una de las entidades federativas menos afectadas por la violencia! Además el 29% de los supuestos desaparecidos tenían entre ¡10 y 17 años de edad!

Si la base datos no es un completa fabricación, debe ser parte de un ejercicio para identificar primero personas ausentes y extraviadas, para luego determinar cuáles pudieron ser realmente víctimas de desaparición forzada (un cifra mucho menor que la de 20 mil). Pero con esta mentira se va abonando el terreno para subsidiar a los deudos de desaparecidos que no lo son…