'Premian' a militar acusado de tortura

El pasado 20 de noviembre, el Presidente Felipe Calderón ascendió al grado de Coronel a Avigaí Vargas Tirado, un militar que está acusado ante la PGR de torturar y de vejar a un detenido para obligarlo a declarar contra el General Tomás Ángeles Dauahare.

Gerardo Ortega Maya, a quien encarcelaron bajo la acusación de ser un publirrelacionista del Cártel de Sinaloa, identificó al militar recién ascendido como la persona que personalmente lo torturó e infringió malos tratos para incriminar al divisionario, según la indagatoria PGR/SIEDO/UEIDCS/031/2012.

En un testimonio que rindió ante la SEIDO, Ortega señaló que Vargas Tirado y el grupo que lo detuvo el 3 de mayo pasado en Huixquilucan,le aplicaron "tehuacanazos", toques eléctricos, le taparon la boca y la nariz para tratar de asfixiarlo, lo golpearon e intimidaron con la voz de un niño al teléfono, diciéndole que tenían a su hijo de 8 años.

Dijo haber sido invitado personalmente por la Procuradora Marisela Morales para trabajar en la PGR y que el intermediario de la funcionaria para hablar de su contratación era precisamente Vargas Tirado.

El ahora preso en el penal de Matamoros afirmó que algunas veces que se citó a desayunar con el Coronel Vargas, éste llegó acompañado de Manuel Arroyo Hernández, funcionario de la SEIDO que hoy está en la cárcel porque supuestamente entregó información confidencial al Cártel de Sinaloa.

Cuando le practicaron un examen médico, horas después de su detención, los peritos de la PGR establecieron que Ortega presentaba diversas marcas enrojecidas en la parte del abdomen y en ambas piernas debajo de la rodilla, así como en la parte del empeine del pie, donde tenía una hematoma de color café.

Al rendir su primera declaración estaban presentes el defensor público federal Héctor Solorio Gudiño y los testigos de asistencia David Alejandro Guevara Vargas y Marcela Pineda Díaz. A Ortega le preguntaron el motivo de los golpes.

"Dichas lesiones fueron provocadas por elementos encapuchados del Ejército mexicano y de la PGR, el cual reconoce sin temor a ninguna (equivocación) que iba a cargo del Teniente Coronel Avigaí Vargas, mismo individuo que ...reconocí su voz. Esto fue en un cuarto alrededor de dos por dos, el cual contaba con azulejos de 8 a 10 centímetros, blancos, y en donde tenían la música a todo volumen para efecto de que no se oyera los gritos del declarante.

"Dicho individuo, con ayuda de otros 5, me subieron en una mesa de aluminio médica, envolviéndome con una cobija y, posteriormente, amarrándome a dicha mesa, subsecuentemente ordenó que me taparan el rostro con un trapo y me fue proporcionado por dicho individuo. Quien lo acompañaba era un Capitán de nombre Santos y otro, un tal Rogelio; dicho individuo fue renunciado en estas oficinas de la SIEDO y fue recontratado por dicho Teniente Coronel Avigaí Vargas", declaró.

Yerno del ex Secretario de Marina, Ricardo Ruano Angulo, Ortega detalló que sus torturadores pretendían forzarlo a declarar contra el General Ángeles Dauahare y contra coordinadores de las Unidades Especializadas de la SEIDO que supuestamente colaboraban con la banda de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

"Después de que me (aplicaron) agua por la nariz hasta asfixiarme, uno de ellos me dio toques eléctricos en un pie, posteriormente se les rompe dicha mesa y me desatan para quitarme dicha cobija, abriéndola, y proporcionándome dichos daños en el pecho como en las piernas con un objeto punzocortante, haciéndome énfasis que le diera el nombre de los coordinadores que estaban coludidos con abogados litigantes en estas oficinas de SIEDO.

"Reconozco la voz de dicho individuo (Vargas Tirado), quien fue quien me torturó para que declarara en contra del General Tomás Ángeles Dauahare, ya que me hizo mención de que el General Secretario Galván le iba a partir su madre, a lo que les dije que yo no tenía ninguna relación con los hechos que me preguntaban y que por favor me pusieran a disposición de esta autoridad. En el momento en que estaba a punto de perder el conocimiento, recibieron una llamada, desconozco de dónde, pero paró la tortura y me dijo: 'te salvaste, cabrón, pero te vas a hundir en la cárcel'", se indica en el expediente.