Ordenan sancionar a fiscales de la SIEDO

Una juez federal ordenó iniciar una averiguación previa y sancionar penalmente a dos fiscales de la SIEDO, por desacatar la orden judicial de corroborar las acusaciones de narcotráfico contra el General de División Tomás Ángeles Dauahare.

En un fallo inédito en materia de litigios en delincuencia organizada, Josefina Mora Dorantes, Juez Décimo Segundo de Distrito en Materia de Amparo del DF, sentenció que la SIEDO violó una suspensión definitiva que le obligaba a verificar las imputaciones contra el militar.

"Dése vista al Ministerio Público Federal para que... se inicie la averiguación previa por el delito que corresponda, contra los licenciados Homero Torres Mares y Ana María Silva Ramírez, agentes del Ministerio Público de la Federación adscritos a la SIEDO.

"La autoridad ministerial responsable violó la suspensión definitiva concedida, porque aun cuando se le dijo que acordara las peticiones del quejoso en la forma como estimara conveniente, no tomó en cuenta que... no proveer y desahogar las probanzas que ofreció (el General), no permite que éste ejerza su derecho de defensa", dice el fallo de la juez en el incidente de violación a la suspensión del amparo 557/2012.

Ángeles solicitó a la SIEDO corroborar las acusaciones de los testigos protegidos "Jennifer" y Sergio Villarreal "El Grande", que lo acusan de colaborar con el Cártel de los Beltrán; también requerir las grabaciones de Perisur, investigar sus estados financieros, así como sus entradas y salidas del País. La PGR nunca informó los avances de estas diligencias, pese a la orden judicial.

En la resolución, la juez establece que los fiscales de la SIEDO ni siquiera acreditaron que hubiesen pedido a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la información del patrimonio financiero del divisionario.

"No se aprecia de las constancias remitidas que tales medios de prueba hubieran sido desahogados, aun cuando se trate de documentales, ya que de cualquier manera la comentada autoridad ministerial no giró oficio a la CNBV para que ésta rindiera el informe que solicitó la defensa del quejoso y que fue ofrecido también como elemento de prueba", señala el fallo.

De hecho, según la resolución, los fiscales de la SIEDO únicamente se limitaron a agregar al expediente las promociones por escrito que hizo la defensa del General, sin analizarlas, sin darles contestación y sólo colocándoles el enunciado "para los efectos legales a que haya lugar".

Ricardo Sánchez Reyes Retana, abogado del General, dijo que las omisiones de información de la SIEDO ante los jueces de amparo y de arraigo, sólo denota un ánimo persecutorio de dicha dependencia y su propósito de no poner en el conocimiento del Poder Judicial de la Federación la verdad histórica de los hechos.

"Si la fiscalía proveyera de todas las pruebas, el juez no hubiera ampliado la medida de arrigo o si el MP hubiera desahogado las pruebas que ofrecimos, hubiera incidido en la resolución. Y ese es el temor que tengo, que de seguir esta conducta de la PGR, habría un criterio sesgado para el juez que hipotéticamente resolvería la solicitud de orden de aprehensión", externó.