Acusan anomalías en el caso Ángeles

"Al General Tomás Ángeles Dauahare se le está aplicando la política del enemigo, que es a como dé lugar incriminarlo", acusó el abogado penalista Ricardo Sánchez Reyes , quien lleva la defensa del militar.

Ángeles Dauahare, con 47 años de servicio en el Ejército Mexicano, fue detenido por la Policía Judicial Militar el 15 de mayo por una solicitud de localización de la Procuraduría General de la República, y desde entonces está privado de su libertad. Se le acusa de haber recibido sobornos del cártel de los Beltrán Leyva a cambio de colaborar para esa organización criminal.

El abogado denunció que el procedimiento que ha llevado a cabo la SIEDO contra el Ángeles ha sido atípico y por consigna. Afirma que ha estado plagado de irregularidades para mantenerlo en prisión aun sin tener ni una prueba en su contra, como las acusaciones "absurdas" del narcotraficante Sergio Villarreal, "El Grande", quien asegura haber entregado en varias ocasiones millones de dólares al Divisionario, la acusación basada en una llamada anónima en la que le imputan haber promovido el narcomenudeo en el Colegio Militar cuando fue su director de la institución, y la presunta falsificación de declaraciones del General Ricardo Escorcia, también acusado de delincuencia organizada, que comprometían a Ángeles.

"No hay ni una prueba sólida en su contra, son acusaciones aisladas y mentirosas por parte de testigos colaboradores ("Mateo" y "Jennifer"), son referencias que nada han aportado en acreditar una conducta ilícita, se han realizado diversos cateos en los que no se han encontrado pruebas contra el General, y se ha asegurado su patrimonio, el cual está acreditado ya como lícito y que de ninguna manera corresponde a los millones que acusan recibió", señala el abogado.

Entre las irregularidades cometidas por la SIEDO Sánchez Reyes acusa que el MP que lleva la averiguación previa José Francisco Rubio Salgado no ha permitido el desahogo de pruebas presentadas por la defensa vitales para demostrar la inocencia de Ángeles Dauahare, aunque hay fallos judiciales para que lo haga.

"El Grande", bajo el seudónimo de testigo colaborador "Mateo", declaró que a finales de julio de 2008 pasó a recoger Ángeles Dauahare al estacionamiento del centro comercial Perisur para llevarlo a una casa de seguridad con Arturo Beltrán Leyva, en donde supuestamente le dieron 5 millones de dólares.

Sánchez Retana afirma que está ofreciendo como prueba los videos de seguridad del centro comercial en el que se acredita que ese día sábado a finales de junio de 2008, señalado por "Mateo" en su declaración, no llegó ningún automóvil de las características que dice el narcotraficante ni estaba el General. Pero la SIEDO se ha negado a desahogar la prueba y solicitar formalmente al centro comercial copia de los videos.

Otra prueba, señala, es el pasaporte donde se muestra que él no estaba en México cuando ocurrió otro de los supuestos encuentros declarados por "Mateo". El MP debe enviar un oficio a Migración y a la Secretaría de Relaciones Exteriores para corroborar que el General estuvo fuera del País, pero no ha querido hacerlo.

Hasta la fecha, la SIEDO no ha presentado ninguna prueba que corrobore alguna de las declaraciones de los testigos protegidos.

Sánchez Reyes reveló que también resultó falsa la declaración ministerial hecha en mayo por el General Ricardo Escorcia. En ella señala que en 2007, a petición de Ángeles Dauahare, permitió que el mayor Iván Reyna, adscrito a la 24 zona militar y acusado por "Mateo" y "Jennifer" de ser el pagador de los sobornos a los Generales, hiciera un mandado para el ex subsecretario de la Defensa, que, según las acusaciones de la SIEDO, consistió en reunirse con narcotraficantes.

Hace dos semanas, en una nueva comparecencia ante el MP, señala Sánchez Reyes, Escorcia desconoció esa declaración como suya y dijo que la hicieron firmarla sin antes leerla, por lo que ya presentó una queja ante la CNDH.

Inconsistencias

Entre las irregularidades cometidas en el proceso que se sigue contra el General Tomás Ángeles Dauahare, su abogado señala que:

  • El MP que lleva la averiguación previa no ha permitido el desahogo de pruebas presentadas por la defensa.
  • No han aceptado como prueba los videos de seguridad del centro comercial Perisur en el que se acredita que en junio de 2008 no estaba ahí el General.
  • El MP debe enviar un oficio a Migración y a la Secretaría de Relaciones Exteriores para corroborar que el General estuvo fuera del País cuando ocurrió otro de los supuestos encuentros.
  • La SIEDO no ha presentado ninguna prueba que corrobore las declaraciones de los testigos protegidos "Mateo" y "Jennifer" que mantienen bajo arraigo al General.
  • Resultó falsa la declaración ministerial hecha por el General Ricardo Escorcia ante la SIEDO en mayo pasado.