Todo se reduce a impunidad

¿Por qué en ciudades de Europa hay -en promedio- una tasa de cinco homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes mientras en Juárez, Chihuahua el año pasado la tasa fue de casi 300, es decir, 60 veces más?

Porque en Europa se castiga a los autores de cuando menos 80 de cada 100 asesinatos. Los homicidas en el Viejo Continente tienen una posibilidad contra cuatro de salir impunes: las probabilidades les son muy desfavorables.

México es el paraíso de la impunidad. En 2007 en Juárez fueron condenados a muchos años de prisión los autores de poco más de la mitad de los asesinatos habidos ese año. Pero en 2010 sólo fueron castigados los autores de 32 de los 3 mil 951 homicidios ocurridos en la ciudad fronteriza. La tasa de impunidad fue cercana a 100%: 99.19%.

Las tasas de impunidad de las otras 12 ciudades mexicanas que figuran entre las 50 más violentas del mundo, presentan cifras similares: Mazatlán: 96.39%; Culiacán: 95.23%; Tepic; 95.92%; Durango: 98.03%; Torreón: 96.63%; Tijuana: 88.05%; Acapulco: 93.35%; Reynosa: 88.02%; Nuevo Laredo: 68.89%; Cuernavaca: 89.01% y Matamoros: 87.68%.

En las 13 ciudades se cometieron el año pasado 9 mil 797 homicidios dolosos, pero sólo se sentenció y condenó a los autores de 406 asesinatos, lo que apenas representa 4.14% del total.

En 2007 oficialmente hubo 10 mil 253 homicidios en México y se impuso sentencia condenatoria a los autores de 4 mil 652 de ellos, lo que arrojó una tasa de castigo de 45%. Pero a partir de 2008 la tasa fue bajando. En ese año fue de 36%; en 2009 fue de 30% y en 2010 fue de 21%.

Pero si se hace a un lado el “rasurado” y se reconoce que la cifra real el año pasado fue de más 25 mil y no de 20 mil homicidios, entonces la tasa de castigo cayó hasta 17%: casi tres veces menos que hace apenas tres años.

Si hubiera que reducir toda la problemática de inseguridad a un solo rubro, ese sería sin la menor duda la impunidad. Si se castigara a los responsables, no digamos de 80% de los asesinatos como en Europa, sino de 45% como fue en México hace apenas 3 años, muy otra sería la situación. Esa debería ser la demanda unánime de la sociedad mexicana: abatir la impunidad a cuando menos los niveles que ya se había logrado aquí y después alcanzar los europeos.