"Abusos y costumbres" de la Comandante Nestora

Nestora Salgado, quien residía en la Unión Americana, regresó a Olinalá, Guerrero, y se autonombró comandante de la policía comunitaria. Ahí conformó una "policía comunitaria" con decenas de elementos armados que recibía recursos del gobierno de Guerrero.

El 21 de agosto de 2013 Nestora fue detenida y acusada de 50 secuestros. Varios diputados del PRD y de otros partidos, entre ellos Ricardo Monreal, exigen su liberación porque dicen que se trata de una "presa política".

El gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega, quien se precia de su ideología de izquierda, ha ordenado al fiscal estatal que retire los cargos contra ella. Las víctimas están indignadas.

Nestora es defendida por el despacho Gómez Mont, uno de los más caros del país. Emiliano Robles Gómez Mont, que la representa, me dice que de lo único que se le puede acusar es de ignorancia de la ley. Nestora encabezaba una organización de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), que opera bajo el sistema de usos y costumbres en zonas indígenas de Guerrero. Ella dice que "no supo" que Olinalá no tiene ese sistema. Si detuvo a varias personas, fue porque estaba castigando a quien a su juicio había cometido faltas.

El médico Armando Patrón Jiménez, síndico procurador del ayuntamiento de Olinalá, me dice, efectivamente: "No nos regimos por usos y costumbres. Somos un pueblo razonable". El propio Patrón Jiménez fue secuestrado, junto con un asistente y un chofer, por órdenes de la comandante. La excusa es que investigaba un doble asesinato, lo cual es su responsabilidad como síndico procurador. Los secuestradores lo maltrataron y amenazaron de muerte. Además, exigieron 500 mil pesos por su liberación.

Muchas otras personas afirman haber sido secuestradas por Nestora. Este 15 de enero el periódico La Razón publicaba los casos de seis víctimas. Algunas eran sometidas a trabajos forzados que la comandante cobraba a empresas o personas que contrataban un servicio de mano de obra esclava.

A los familiares de las víctimas les reclamaba rescate: a un campesino le dijo: "Soy la comandante Nestora y sólo le hablo para decirle que a cambio de la libertad de su hija me tiene que entregar la cantidad de cinco mil pesos".

¿Qué es la CRAC? ¿Por qué puede secuestrar, esclavizar y extorsionar con el apoyo del gobernador Ortega y de diputados? Gilberto López y Rivas escribía en La Jornada (28.3.14) que la CRAC y su policía comunitaria "constituyen uno de los procesos autonómicos más importantes en el país" pues "rescatan prácticas de justicia y seguridad basadas en las asambleas comunitarias" y en los usos y costumbres indígenas.

En lugar del "derecho positivo", que "da prioridad a la defensa de los derechos individuales, el derecho indígena prioriza la defensa del equilibrio social y de los valores comunitarios... A la aplicación universal de la ley escrita, opta por la aplicación flexible de normas adaptables". En otras palabras, si en la justicia general podemos exigir una regla previa y escrita que se aplique a todos por igual, en los usos y costumbres justicia es lo que la autoridad decida en cada caso.

Por eso el caso de Nestora es tan importante. No se trata nada más de saber si la "policía comunitaria" puede operar en lugares que no se rigen por usos y costumbres, como Olinalá, sino de entender que el sistema que la oaxaqueña Eufrosina Cruz llamó "abusos y costumbres" permite secuestrar, esclavizar y extorsionar. Es injusto que se abuse de esta manera de los indígenas; peor, buscar que el sistema se aplique en todo el país.