La construcción de la confianza

Nuestro país está pasando por una etapa de crisis. A los mexicanos nos indigna la violencia, la corrupción que permea en las instituciones, la incipiente impartición de justicia y la impunidad.

Vivimos en un país con desigualdad, con injusticia social, en el que más de 12 millones de mexicanos viven en pobreza extrema y con pocas oportunidades de desarrollo, a pesar de ser una nación con amplio potencial.

Uno de los grandes causantes de esta debacle es sin duda la corrupción, la cual es un cáncer que avanza en nuestro país. La corrupción no es un problema cultural que no tenga explicación, en realidad tiene causa y origen: impunidad, ilegalidad, irresponsabilidad.

Por ello se requiere un movimiento de toda la sociedad para taparle el camino a la corrupción. La solución está en todos nosotros, en la colaboración de las cuatro hélices: Gobierno, empresas, instituciones educativas y sobre todo la sociedad.

Es prioritario modernizar el sistema de impartición de justicia federal y conformar un nuevo Sistema Nacional Anticorrupción que la combata frontalmente y evite la impunidad en todos los casos.

Estamos convencidos en la Confederación Patronal de la República Mexicana que como sociedad nunca podremos construir a través de la destrucción y la violencia, es inaceptable que las demandas de justicia violenten la ley y minen a las autoridades. Es momento de fortalecer las instituciones de Gobierno.

Solo podremos avanzar a través de generación de oportunidades de empleo y educación, de desarrollo y equidad, de una renovación profunda de nuestras instituciones, para que prevalezca la justicia, la transparencia, y se ponga fin a la impunidad y a la corrupción.

Es tiempo de trabajar en conjunto sociedad y Gobierno, como sociedad exigiendo justicia, pero siempre respetando nuestro Estado de derecho e instituciones. Como Gobierno, siendo autoridades responsables y acatando sus obligaciones, actuando con responsabilidad ante los delitos que diariamente se cometen, ante amenazas de bloqueos de sitios públicos y de libre tránsito como aeropuertos, carreteras, calles y plazas, las cuales utilizamos todos para realizar actividades cotidianas.

Necesitamos acción y compromiso desde los tres órdenes de Gobierno, municipal, estatal y federal, junto con los poderes Legislativo y Judicial. Cada uno tiene un papel esencial en esta cadena gubernamental, y de cada labor dependerá el reflejo de resultados reales y palpables que denoten el cambio necesario para el desarrollo.

En la Coparmex estamos emprendiendo una campaña ciudadana de valores y ética, para construir juntos el México que queremos. Vamos a unir fuerzas con otras organizaciones de la sociedad civil para combatir la ilegalidad, el crimen, la corrupción y la impunidad.

La respuesta se encuentra en la construcción de la confianza. En la medida en que confiemos los mexicanos unos en otros, ciudadanos y autoridades, funcionarios y empresarios, trabajadores y patrones, podremos construir el capital social de la confianza que requiere nuestro país para salir adelante.

Los empresarios estamos comprometidos a poner de nuestra parte, a participar, a aportar para construir la confianza. Llamamos a toda la sociedad a trabajar unidos para recuperar el México de paz y de legalidad que todos queremos.