EPN contra la inversión extranjera (I)

El Presidente Enrique Peña recorre el mundo invitando a los inversionistas extranjeros a invertir en México y, pese al costo político, expresó que para enderezar la industria petrolera se requiere de la participación de la iniciativa privada, incluida la extranjera.

Por desgracia, sus declaraciones se contradicen con las de sus colaboradores y sobre todo con las acciones y omisiones de su gobierno y las de gobernantes de su partido político.

El Presidente Peña nombró como titular de la Comisión para el Diálogo con Pueblos Indígenas a Jaime Martínez Veloz, quien ha cantado loas al grupo armado ilegal y criminal (responsable al menos un centenar de muertes) conocido como EZLN.

Ya como comisionado, el señor Martínez Veloz acusó en febrero de este año a las empresas mineras canadienses de que su presencia “amenaza la paz en Chiapas”, esto es, que sus amigos del EZLN, el grupo que lanzó a indígenas (muchos de ellos armados con fusiles de palo) a enfrentarse con el ejército y la policía y que desde 1998 ha violado la ley de amnistía, está a punto de recalentar la guerra contra el Estado mexicano que puso a enfriar a partir del 12 de enero de 1994.

Pero no paró ahí el apologista del EZLN. En entrevista publicada en La Jornada de Oriente el 19 de junio de 2013, Martínez Veloz dijo que las concesiones autorizadas a empresas mineras en Puebla violaban la Constitución, porque se hicieron sin la consulta y aval de las comunidades indígenas, como supuestamente dicta el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo. Y lanzó la amenaza contra las empresas mineras, varias de ellas extranjeras y con años de operar de acuerdo a la ley: las concesiones serán revisadas y canceladas por la Secretaría de Gobernación.

Pero en realidad el apologista del EZLN no amenazó sólo a las empresas mineras, nacionales y extranjeras que operan en Puebla, sino a las que están en todo el país, pues el citado Convenio no sólo prima en ese estado y en ningún caso se ha hecho la mentada “consulta”. Toda la industria minera está amenazada.

De modo que cuando el Presidente Peña invita a inversionistas extranjeros debería advertirles: bienvenidos, pero siempre y cuando estén de acuerdo Jaime Martínez Veloz y el EZLN.