Matar a la gallina de los huevos de oro

El Compromiso 61 del Pacto por México, referente a la industria minera, dice: “Se expedirá una nueva Ley para la Explotación Minera que revise el esquema de concesiones y pagos de derechos federales vinculados a la producción (…) Se llevarán a cabo mecanismos de concertación para respetar las tradiciones y la cohesión social de las comunidades en cuestión.”

Lo anterior no es sino la fórmula para matar a la gallina de los huevos de oro, a una industria que ha traído grandes beneficios al país y que podría acarrearle más, si no se atenta contra ella. Por un lado, se pretende imponer más cargas fiscales y por otro, se busca que la política gubernamental haga eco del discurso de los grupos anti-minería.

Diputados del PRI acaban de proponer reformas a la legislación minera y fiscal, para imponer a las empresas mineras un nuevo gravamen (“regalías”) del 4%, bajo las falsas premisas de que “que el Estado no obtiene una retribución justa por los recursos no renovables de la Nación” y de que otros países tienen gravámenes como los que se pretenden para México.

Para empezar, las empresas mineras ya pagan más impuestos que las empresas de otras ramas. Además del pago de 30% de ISR%, pagan derechos por la explotación minera. Ello ya de suyo viola el principio constitucional de la contribución en términos de proporcionalidad y equidad. Y cuando se compara a México con otros países, se deja de lado no sólo el pago de derechos, sino que aquí además las empresas mineras, como todas, sobrellevan cargas extras como el reparto de utilidades.

Pretender que ahora se respeten “las tradiciones y la cohesión social de las comunidades”, es sostener que las empresas mineras atropellan a los habitantes donde operan, lo cual es una mentira.

Con base en esa patraña el ex gobernador de Chiapas, Juan Sabines, apoyó grupos radicales que han hostigado a empresas mineras; el gobernador de Veracruz, Javier Duarte impide el proyecto Caballo Blanco; el de Chihuahua, César Duarte, apoyó la “expulsión” de una minera y el de Morelos, Graco Ramírez, quiere prohibir la minería en el estado.

Pregunta: si quieren esquilmar más a la gallina de los huevos de oro, ¿cómo pretende hacerlo si al mismo tiempo la matan con “expulsiones”?