Señor Mancera: ¿también contra los automovilistas?

Mientras que Miguel Ángel Mancera no se ha pronunciado a favor de la nefasta propuesta de reforma a la Ley de Extinción de Dominio, que pretende convertir a los caseros en espías de sus inquilinos, ha opinado favor de una revisión física de todos los vehículos automotores registrados en el DF.

La medida supuestamente permitirá impedir el registro de vehículos robados y por ende el robo. Pero la medida se llevaría a efecto cuando apenas acaba de imponerse la tarjeta de circulación con chip que tenía el mismo propósito.

No se necesita bola de cristal para prever que la medida que promueve Mancera fracasará, como han fracasado en el mismo objetivo explícito las anteriores medidas (reemplacamiento y la aludida tarjeta de circulación con chip). Con eso no se va a reducir el robo de vehículos, pero los automovilistas perderán más tiempo y dinero.

Esas medidas forman parte de la “guerra” de Marcelo Ebrard en contra de los automovilistas. Con pretextos de seguridad pública y supuesta búsqueda de la mejora de la calidad del aire de la ciudad de México, se sucedieron una serie de disposiciones tales como: reducir de 10 a 8 años para obtener la calcomanía cero del programa Hoy No Circula, imposición del Hoy No Circula los sábados y obligación de las escuelas particulares de transportar a los alumnos en forma colectiva (y de los padres a pagar el servicio), entre otras.

La calidad del aire de al ciudad de México es actualmente la mejor en los últimos 22 años, pero esto no es resultado del Hoy No Circula ni de las medidas de Ebrard para hacerlo más restrictivo, sino de la mejora de los motores y los combustibles, así como la incorporación del convertidor catalítico. Y la prueba de ello es que hoy hay el doble de vehículos en circulación que hace dos décadas.

Todas las molestias que se les imponen a los automovilistas son innecesarias y absurdas y sólo responden a las obsesiones totalitarias y al ambientalismo fundamentalista del Hermano Mayor Ebrard.

Si el señor Mancera quiere de veras servir a los capitalinos y no a Ebrard, debe poner fin al Hoy No Circula y abolir todas las medidas que causan molestias injustificadas a los automovilistas. También debe olvidarse de la nueva medida que pretende.