El Camino al Infierno de Enrique Peña Nieto

El profesor de historia escocés Alexander Tyler de la Universidad de Edimburgo escribió sobre la caída de la República Ateniense ocurrida hacía 2000 años.

"La democracia es por su propia naturaleza temporal, simplemente no puede existir como una forma permanente de gobierno".

"La democracia puede existir y continuar hasta que lo votantes descubren que pueden votarse asimismos generosos regalos del tesoro público, que a su vez es llenado de robarle su dinero a otros y endeudarse".

"Desde este momento la mayoría siempre votará por el candidato que prometa los mayores beneficios provenientes del tesoro público, lo que resulta que al final toda democracia colapsará debido a su política fiscal imprudente la cual es seguida casi siempre por una dictadura".

Mientras que todo el mundo piensa que el populista es AMLO, leo las propuestas de EPN y se me ponen los pelos de punta: Son el camino al infierno, son ver en México, algún día lo que se está viendo ahora en Grecia, en España, en Portugal, y pronto se verá en Italia, Francia.

Es la consecuencia del Estado de Bienestar implantado a su máxima posibilidad de gasto.

Pero veamos las propuestas que me inquietan y comentemos las consecuencias de ellas.

Dice el documento del PRI que se trata de una revolución en materia social sin parangón desde los tiempos del presidente Adolfo López Mateos, que se puede resumir en una frase muy del gusto de Peña Nieto: "estado eficaz"

La Plataforma priísta es, como todas, un catálogo de buenas intenciones sobre el crecimiento de la economía, el abatimiento del desempleo, combate al crimen con más inteligencia que armas, etcétera. Por supuesto siempre enlistando los problemas pero nunca diciendo el como y con qué se van a resolver.

Pero lo verdaderamente importante, e inquietante, y que me tiene realmente preocupado ya que EPN es el mejor posicionado para ganar junto con, posiblemente, una mayoría en el Congreso lo que le facultaría a hacer y deshacer a su entero albedrío es la propuesta de extender la cobertura de salud a todos los mexicanos, tengan trabajo o no.

Se trata de un concepto que nada tiene que ver con el actual Seguro Popular es una copia del sistema inglés o canadiense, en el que cualquiera, incluidos los extranjeros, tienen acceso al médico, a las medicinas y al sistema hospitalario. Para usarlo pues, sólo se requiere estar en México, ni siquiera tener residencia, o ser ciudadano, con estar, tienes derecho a usar servicios médicos, hospitalarios y medicamentos.

Enrique Peña Nieto en su página de Internet afirma que:

"Crearemos un Sistema de Seguridad Social Universal, financiado por impuestos generales, para sustituir las cuotas del IMSS y del ISSSTE. El nuevo sistema incluirá acceso a atención médica de calidad en cualquier hospital público, un seguro de desempleo y una pensión para la vejez. Asimismo, se ampliarán los servicios de guarderías y se otorgará un seguro de vida a las madres solteras y viudas." Dice el documento del PRI.

Subrayo lo escrito financiado por impuestos generales, para luego comentarlo detenidamente.

En otra se sus propuestas, se pretende reemplazar el sistema clientelar de entregar una especie de limosna a cambio de apoyo electoral, por uno de pensiones a toda la población que garantice que a cierta edad, 70 años, cualquiera tenga la garantía de contar con una cantidad decorosa para vivir.

Por supuesto pretende continuar con "Oportunidades", dice que pretende erradicar la pobreza alimentaria pero no dice como, y dar un seguro de vida para jefas de familia.

Y para rematar, implementar el Seguro de Desempleo Temporal para quienes pierdan su trabajo y estén buscando uno nuevo.

Todas estas propuestas son maravillosas ¿No es así? ¿Quién podría oponerse a ellas? ¿Quién podría oponerse a un Sistema Universal de Salud? Nadie….a menos que pensemos responsablemente en "varios pequeños detalles".

Para empezar a abordar el temo cito a Frédéric Bastiat un intelectual francés perfectamente desconocido en Francia, escribió a propósito de la Constitución que era una "creación quimérica desde la que ciudadanos pueden exigir todo". Y que esto solo podría conducir a una crisis sin fin y a revoluciones, escribe "He aquí el público de un lado, el Estado del otro, considerados como dos seres distintos; éste teniendo que entregar a aquél, aquél teniendo el derecho a reclamar de éste todos los beneficios humanos imaginables…"

¡Cuánta razón tenía Bastiat en sus consideraciones!, a diferencia de los norteamericanos que en el siglo XIX y principios del XX en que sus ciudadanos no esperaban nada más que lo que ellos mismos pudieran lograr, los europeos, trasladaron toda la responsabilidad al gobierno, a una mentalidad de derechos sin deberes, a una explosión de expectativas de la gente respecto a sus autoproclamados derechos sociales.

El esfuerzo propio fue gradualmente sustituido por la mentalidad de derechos sin deberes. De esta forma surgió una total desconexión entre lo que la gente está dispuesta a pagar en impuestos y los beneficios que debe de proporcionar el gobierno, esto además ha sido reforzado por los políticos que prometen más y más beneficios ya que el ofrecer es la forma más fácil de obtener votos en las elecciones.

El estado de bienestar además de proporcionar los beneficios a los votantes también generaba muchísimos empleos, con esto, se subsanaba la poca generación de empleos en la economía productiva reemplazándolos con "servidores públicos" que además gozan de mejores sueldos y prebendas que el equivalente en el sector privado. Así por décadas el tamaño de los gobiernos se ha incrementado, y de la mano el gasto corriente se ha incrementado exponencialmente.

Regresando al fondeo del Seguro Universal de Salud con fondos públicos, piénselo, el Sistema Universal de Salud no es un seguro como el Popular, no hay una aportación o aportaciones trabajador-empleador como en el caso del IMSS, no, estará enteramente financiado con fondos públicos, así que es más que evidente que nos viene otra "Reforma Hacendaria", más IVA, más ISR, más impuestos inventados como el del IETU, por supuesto que EPN no dice ni pío de alzas impositivas, pero tendrán que venir, y fuertes, así que si no te importa pagar más impuestos dale tu voto a EPN.

Pero ni aún así, alcanzará, la expansión en el gasto público por estos conceptos será colosal y como el público no tolerará mayores alzas de impuestos, ni tampoco el impuesto sigiloso, la inflación, para financiar todos estos nuevos programas y beneficios del estado de bienestar, el gobierno empezará a pedir prestado el dinero necesario para financiar su expansión y sus programas, con la deuda, harán creer a la población que las cosas gratis efectivamente son gratis, cada vez había más beneficios, cada vez más servidores públicos y los impuestos no se incrementaban, parecerá cosa de magia. ¡Ah que buen gobernante es EPN!

Por otra parte, existe otro efecto nocivo para la economía cuando la población se vuelve mantenida y atenida a los beneficios que proporciona el gobierno: Se muere la actividad empresarial. En Inglaterra y Canadá que pretenden emular, NO EXISTE LA MEDICINA PRIVADA, simplemente no puede competir con algo que es gratis, los buenos médicos canadienses en su gran mayoría emigran a EUA para obtener mucho mejores ingresos que el sistema burocrático escalafonario les da en Canadá. Así que si eres médico, enfermera, odontólogo, y prácticas tu profesión en el sector privado, dale tú voto a EPN para que con el paso de algún tiempo pierdas todo lo que has construido y pases a enrolarte a la burocracia médica.

En Francia o España, por ejemplo, los jóvenes aspiran a ser "funcionarios", a sabiendas que una vez que consigan la plaza, su vida está definida sin sobresaltos hasta la tumba. Su pago de nómina será seguro cada quincena, con jugosos bonos y premios al fin del año. Además tendrán su jubilación y pensión que los llevará sin problemas sin angustias hasta la tumba. Bajo estas condiciones.

¿Quién quiere asumir los riesgos de ser empresario? ¿Quién va a querer poner los ahorros de la vida en la formación de una empresa? Así las cosas, muerto el espíritu emprendedor, es imposible que se creen nuevas empresas que generen empleos y riqueza para la sociedad. No es de extrañar el bajísimo incremento en el crecimiento de las economías en los países en donde impera el estado de bienestar.

Señores, entiéndanlo, están siendo engañados por EPN y su partido el PRI. Les están haciendo creer que todo eso que menciona EPN como gratis es realmente gratis, que nadie lo paga, o lo que lo pagan los ricos, lo cierto es que ni confiscándoles toda su fortuna a los ricos puede seguirse con este patrón de derroche desenfrenado.

Este derroche desenfrenado, como si fuéramos un país inmensamente rico (España creía que lo era y ya ven), nos va a llegar algún día al colapso financiero.

Por lo pronto aquí la dejo para que vayan digiriendo y pensando que tener a Peña Nieto en primer lugar de las preferencias electorales es erróneo, será culpable a la larga de una crisis financiera colosal tal y como la que estamos viendo en las democracias socialdemócratas europeas, no será nada de lo que dice que es gratis, gratis, vendrán "Reformas Fiscales" más impuestos, y con ello menor actividad económica, menor generación de empresas y crecimiento de ellas, y en consecuencia mayor desempleo, aprendamos de los sucesos en Europa la crisis tiene nombre y madre: Los gobiernos.

Así que no necesitamos más de él, por el contrario, si desean que la economía se recupere y salgan rápido de la crisis lo que se requiere es menos deuda, menores déficits públicos y esto siento decirles que sólo se logra de una forma austeridad y manejo prudente y responsable de la hacienda pública.

Por su enorme trascendencia a futuro, EPN es aún peor que AMLO. Dale tu voto para que con el paso del tiempo vivamos lo que está viviendo Grecia y España, y los países que pronto se agregarán a la lista: Portugal, Italia, Francia, y sí, Estados Unidos de América que en manos de los Demócratas está peligrosamente transitando el camino del déficit desenfrenado y se encuentra enfilado hacia el abismo.

Y repito las palabras de Alexander Tyler:

"Desde este momento la mayoría siempre votará por el candidato que prometa los mayores beneficios provenientes del tesoro público, lo que resulta que al final toda democracia colapsará debido a su política fiscal imprudente la cual es seguida casi siempre por una dictadura".

Es decir el camino a la esclavitud.