Tareas pendientes en la UNAM

Con preocupación vemos que las autoridades de la UNAM presentan ideas para solucionar problemas del país: seguridad, impartición de justicia, democracia y nuevos modelos económicos y políticos>. , pero no vemos ningún programa de la rectoría para mejorar la UNAM

La UNAM, institución en la cual estudié un doctorado e impartí cátedra por dos décadas, tiene reformas internas pendientes que, quien resulte el nuevo rector, debe incluirlas como parte fundamental de su programa de trabajo.

En la UNAM, el 84% de los alumnos que ingresan a nivel licenciatura es sin examen de selección, ya que provienen de las preparatorias y de los CCH de esa Universidad. De las demás instituciones educativas de todo el país sólo ingresa el 16%, según datos del ciclo 2010-2011. Bajo esa óptica no se le puede llamar nacional ni decir que ingresan los mejores estudiantes del país a la UNAM.

Según una tesis de la Suprema Corte de Justicia, el pase automático de un grupo a una institución pública es inconstitucional, pues genera desigualdad de oportunidades. En la UNAM deberían ingresar sólo los mejores estudiantes de todo México en base a exámenes de selección para todos.

Por otro lado, en un país donde necesitamos evitar mayores déficit presupuestales es importante que las instituciones educativas públicas generen más ingresos propios. Según los datos del presupuesto del año 2011, de la Secretaría Administrativa de la de la UNAM, los ingresos pagados por cuotas de los alumnos sólo representan el 0.2% del total de lo gastado. En la UNAM deben pagar quienes tengan la capacidad de hacerlo y sólo becar a los que no tienen recursos y obtengan altas calificaciones.

Ojalá, los aspirantes a rector presenten soluciones a los problemas de la UNAM y no solo busquen soluciones a problemas nacionales, que es bueno, sin que olviden los de la UNAM.