Los mitos de Poiré y los de algunos gober's

Según "México Evalúa" los homicidios dolosos aumentaron en 96% en México entre 2007 y 2010. Pero eso puede concluirse si se creen las cifras oficiales que los gobiernos de las entidades federativas reportan al Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). Sin embargo, muchas de esas cifras son deliberadamente falsas.

Para constatar el “rasurado” de cifras, baste considerar los datos preliminares sobre mortalidad difundidos por el INEGI respecto a 2010 y compararlos con los reportados por los gobiernos estatales al SNSP. Mientras que según éste en 2010 hubo en México 20 mil 127 homicidios dolosos, el INEGI contó 24 mil 374, es decir: 21% más.

Las diferencias entre los homicidios reportados por los gobiernos de las entidades federativas y los investigados por el INEGI son, en algunos casos, enormes. Baja California reportó 883 homicidios dolosos en 2010, pero según el INEGI la cifra real fue de mil 539, ¡74% más! El gobierno mexiquense reportó mil 153 homicidios dolosos en 2010 y según el INEGI fueron 2 mil 96, una diferencia de ¡82%! El gobierno de Tamaulipas reportó 719 homicidios, mas según el INEGI fueron 970.

Pero aun las cifras del INEGI están por debajo de la realidad, pues en el caso de Tamaulipas simplemente el número oficial de narco-ejecuciones fue de mil 209, de modo que la cifra total de homicidios no puede ser 970 (y menos 719). Asimismo, mientras que al SNSP Chihuahua reportó 3 mil 806 homicidios y según el INEGI hubo 4 mil 747, en documentos públicos el gobierno estatal admite que hubo 7 mil 209 asesinatos en 2010.

Nuestra estimación es que el año pasado hubo 28 mil 527 homicidios dolosos en México (una tasa de 25 por cada 100 mil habitantes), es decir, un 178% más que hace apenas 4 años. Ningún país del mundo ha visto tal crecimiento en un periodo tan corto. Y esa es una de las verdades que el vocero de seguridad del gobierno federal, Alejandro Poiré, prefiere omitir en su construcción de mitos para negar la realidad.

Otro mito suyo es decir que México no es de los países más violentos del mundo, porque está entre los 13 con las tasas más elevadas de homicidio (¡mientras que 140 están por debajo!). Aquí no se trata de apreciaciones sobre cuan vacío está el vaso, sino simplemente de mentir con cifras.