Tabasco..., en brasas

Lic. Humberto Moreira, presidente del PRI: Cierto, usted cuidó que su visita de la semana antepasada a Tabasco no generara sospechas de favoritismo por alguno de los aspirantes a sustituir a Andrés Granier en el gobierno el año próximo, pero bien sabe cómo son de díscolos, escurridizos y buenos los políticos de aquellos lares para generar percepciones…

El hecho de que Gustavo Rosario Torres haya estado en la mesa principal, con usted y el gobernador Granier durante la comida priista  del miércoles 3, provocó lo que una brasa cuando un soplido le arranca una llamita: que hasta los mejores carbones paran la oreja…

… Sobre todo cuando el propio Granier ha reconocido que esa brasa efectivamente es hoy su asesor sin sitio en la nómina, ha dicho..., aunque sí en la Quinta Grijalva después de haberlo separado hace tres años de la Procuraduría de Justicia local por problemas que tuvieron alguna relación con “cocaína”…

Así las cosas, su visita a Villahermosa dejó,  don Humberto, la percepción de que su propósito de no provocar sospechas de algún favoritismo sufrió una grieta a la hora de la comida antes aludida, con Gustavo Rosario tan cerca de usted.

Rememoremos, para entender lo sucedido y para que usted acepte un clamor aún leve, pero creciente de que si lo sorprendieron, mande investigar si fue verdad o mentira aquello que, por ejemplo, hasta el diario Los Angeles Times presentó así el 16 de agosto de 2008:

Activistas de la lucha anticrimen en México dicen que tienen audio que prueba que el ex procurador general del estado costero de Tabasco estuvo ligado con los traficantes de drogas, mientras que fungió en el cargo”.

LAT se refirió a una denuncia presentada cinco días antes, ante la PGR, por el activista José Antonio Ortega Sánchez, cabeza del Consejo de Ciudadanos para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, con base en la grabación de un telefonema presuntamente cruzado entre el entonces procurador tabasqueño Gustavo Rosario Torres y su colaborador Alex Álvarez en el que después de hablar sobre una entrega de 200 mil pesos quizá, dólares tal vez, el primero preguntaba:

Gustavo Rosario Torres (GRT): Dime
Álex Álvarez (AA): Este, ¿le puedo comentar algo pero por otro teléfono?
GRT: No, estoy en...
AA: ¿No tiene el Nextel ahí?, no
GRT: No, no lo tengo, es que no pude, este, usarlo
AA: Ahorita hablé con Gerald, que estaba por mandar el dinero
GRT: Sí, espérame, es que Gerald me ha mandado, este, ¿ya sabes de lo que estoy hablando, verdad?
AA: No, este...
GRT: Este, la cocaína
AA: No, ya le avisé. Y le va a mandar el dinero, ya estamos ahí.

Conversación entre Álex Álvarez, Subprocurador de Averiguaciones Previas de Tabasco, y Francisco Javier Estrada Sánchez, a quien el Consejo Ciudadano lo identifica como abogado defensor de presuntos "Zetas".

Alex Álvarez (AA): Licenciado (...)
Francisco Javier Estrada Sánchez (FJES): Sí, señor
AA: Nada, aquí andamos, te mandé un mensaje con tu gente
FJES: Ya
AA: Ya te tengo algo importante, no sé si te interese, es del asunto del Chelo (...)
FJES: Sí
AA: Ta bueno, eh, y tiene cosas positivas, eh
FJES: Sí, gracias
AA: Oye, ¿y el portafolios que me ibas a dar hoy?
FJES: Ah, te va a mandar el dinero, dice esta persona que el parecer ya estamos en...

Y en México, el caso fue presentado por Anabel Hernández, la mejor periodista del país, en su espacio de la revista televisiva Reporte Índigo.

El sospechoso dejó la PGJT el 22 de julio de 2008, luego de enfrentar durante las semanas anteriores un vacío del aparato de gobierno de Granier tan profundo y delicado que a pesar de su responsabilidad había dejado de ser convocado incluso a las reuniones del Consejo Estatal de Seguridad Pública en una coyuntura agravada por el incremento de la violencia de las mafias de la droga que se disputaban el territorio tabasqueño.

Tres años después, el ex procurador reaparece, luego de incursionar sin éxito en el PT y nuevamente cerca del Ejecutivo local, cuando el termómetro político registra el aumento de la temperatura electoral en el estado. Lógicamente las memorias comienzan a recordar situaciones tan lamentables como la ola de secuestros contra empresarios locales, ante la que el órgano de procuración de justicia lució, al menos, una fuerte ineficacia que algunos insistieron en considerar complicidad.

Y como siempre ocurre, los malos recuerdos engendran fobias y malquerencias que resurgen ante cualquier provocación. Usted, don Humberto, podría encontrarse en riesgo de contagio si la percepción de que antes le escribí persiste, cosa que a su partido para nada le conviene, sobre todo por el cruce de la elección local para gobernador con la federal para Presidente, el año próximo.